HomeProvincialesTIRO POR ELEVACIÓN AL CANDIDATO ADVERSARIO AGUSTÍN ROSSI

Lewandowski: “Quien cree que este es un modelo que no va de la mano con Nación, está equivocado”

Con tono moderado y conciliador, el senador por el departamento Rosario busca convertirse en candidato del Frente de Todos para las elecciones generales del 14 de noviembre. En su primera definición, aclaró que el de Perotti no es un "modelo santafesino" que busca alejarse de la Nación.

Compartir en:

“Con Billetera Santa Fe y el Boleto Estudiantil Gratuito, una familia tipo ahorra unos 15 mil pesos por mes. Esta es la importancia que tienen los dos programas”, dice el precandidato a senador nacional Marcelo Lewandovski, uno de los nuevos dirigentes políticos santafesinos que hace dos años le ganó la senaduría de Rosario a quien era intendenta de la ciudad más grande de la provincia, Mónica Fein, y hoy es la apuesta del oficialismo provincial y el gobierno nacional para ganar la interna del próximo 12 de setiembre.

“Yo no separo los temas nacionales de los provinciales. Este es un modelo colectivo. El que cree que este es un modelo solamente de Santa Fe, que no va de la mano con Nación, está equivocado”, dice, al tiempo que enumera en la entrevista no solo lo que está ejecutando la Provincia, sino la cantidad de planes, programas y obras que financia el gobierno nacional.

-A dos semanas de las PASO, ¿cuál es el clima social que percibís?

-Esperanzador, porque la economía empezó a moverse por algunos logros como Billetera Santa Fe, y por el crecimiento de la producción de las pequeñas y medianas empresas de distintos sectores, como los vinculados a la metalmecánica y autopartes. Algunas empresas tienen todo vendido hasta el año que viene. También hay mucha obra pública de Nación y de provincia. El programa Incluir ha sido un gran acierto del gobierno de Santa Fe, porque comparándolo con el anterior, que había sido solo para las grandes ciudades, éste abarca a todas las localidades. Eso genera pequeñas obras como el cordón cuneta, el pavimento, la mejora de un centro de salud, la plaza. Hay incentivos a la producción y a la economía que es lo que necesitamos para ver otro mundo.

-¿Es distinto lo que se ve en el interior que lo que se ve en Rosario y Santa Fe?

-Depende. Por ejemplo Rosario ha expulsado a sus grandes empresas a los parques industriales de las localidades cercanas y se ha convertido en una ciudad de servicios, que es el último sector de la economía en recuperarse. De cualquier manera los fines semana no es fácil conseguir donde ir a comer si antes no se reserva. Se ha empezado a mover como también lo están haciendo los teatros, cines. En la medida en que la economía empiece a consolidar las mejoras y la gente recupere sus ingresos, habrá mas movimiento.

-¿Eso se nota en el humor de la gente?

-Es difícil hablar del humor de la gente cuando a todos nos atraviesa la pandemia. Recuperarnos y volver a la normalidad, a tener una vida como la anterior a marzo del 2020, no es fácil. A todos se nos ha muerto un familiar, un vecino, alguien que conocíamos y por el que sentíamos afecto. La verdad es que poner la cabeza en modo optimista cuesta, pero uno tiene que convertir en películas las fotos optimistas que ve todos los días. Creo que hay síntomas de reactivación, que la generación de empleos va a empezar llevar tranquilidad a muchas familias. Las herramientas y programas que están implementando Nación y provincia, como los de empleos para jóvenes, son un incentivo para chicos que no encuentran un rumbo ni ven un horizonte. A ellos tenemos que decirles que hay muchas empresas que están buscando contratar nuevos empleados pero que se tienen que capacitar. Estos planes ayudan a que los jóvenes puedan capacitarse dentro de las empresas, que los empresarios puedan hacerlo porque cuentan con la ayuda del Estado. Y tenemos que trabajar para reconvertir nuestro sistema educativo fomentando el estudio de la informática y la robótica, que son las especialidades que más demanda laboral tienen y van a tener en los próximos años.

-Mientras los candidatos de los otros espacios políticos buscan nacionalizar la elección para convertirla en una disputa peronismo-antiperonismo, desde tu espacio buscan provincializarla.

-Yo no separo los temas nacionales de los provinciales. Este es un modelo colectivo. El que cree que este es un modelo solamente de Santa Fe, que no va de la mano con Nación, está equivocado. Lo que tenemos a favor es que como la provincia de Santa Fe tiene mucha capacidad productiva podemos complementar algunos programas. Por ejemplo, el Banco Nación ofrece créditos al 24% anual. Estos créditos además tienen un subsidio del ministerio de la Producción de hasta 8 puntos más de la tasa de interés. Ese es un modelo productivo conjunto. La obra pública es la del Incluir pero también es la que ejecuta Nación- Gasoductos, rutas, acueductos, cloacas. Se están haciendo obras de infraestructura que los santafesinos esperamos muchísimo tiempo. La lista que represento es la de un modelo productivo de Nación y de Provincia. La política no se hace hablando en contra de, nuestra sociedad tampoco lo admite. La gente quiere saber como va a llegar a fin de mes, como va a poder levantar su comercio después de las consecuencias de la pandemia.

-Que además viene mal, de 5 o 6 años de caída en las ventas, del poder adquisitivo de los salarios, de alta inflación.

-Para dimensionar la crisis, un informe de Fisfe indica que se perdieron 135 mil puestos de empleos industriales entre 2016 y 2019. Y estando en el fondo del pozo, la pandemia nos hizo el pozo un poco más profundo. Hoy quienes estamos en la función y somos candidatos no tenemos que decirle a la gente “aquel no sirve” “este es tal cosa”. Vamos con propuestas concretas ¿Cómo hacemos para mejorar? Nosotros estamos proponiendo un modelo de producción, de sustitución de importaciones, donde impulsamos el crecimiento de la pequeña y mediana empresa, como podemos ofrecerle al norte de la provincia una propuesta de desarrollo productivo de sus suelos, que obras tenemos que hacer en los bajos submeridionales para hacer productivas mas tierras, seguir abriendo escuelas agrotécnicas en distintos lugares para que los chicos y las chicas encuentran una salida laboral que les permita crecer y trabajar en sus pueblos. Este es el modelo. La verdad que la política vieja de agredir al adversario no sirve.

-De todas maneras pese a tus deseos hay cruces en la interna del peronismo.

-Son modos, formas. Yo creo que hay que hablarles a los santafesinos y santafesinas no del 12 de setiembre, sino de qué vamos a impulsar en noviembre. Eso intento hacer con los más cercanos y con los más lejanos. No acuerdo con esa política del descrédito al adversario como método único. Hay proponer. Acá hay un modelo que se está se está ejecutando, que tardó en arrancar y que la pandemia demoró, pero también las acciones que se llevaron a cabo en la pandemia pusieron foco en la producción porque otro gobierno insensible no hubiera implementado programas como el IFE o el ATP para que muchos empresarios pudieran mantener a sus empleados, que son los que hoy les han permitido recuperar el ritmo de producción previo. ¿Sabes que hubiera pasado si hubieran despedido a los trabajadores de las fábricas? Hoy las empresas deberían haber arrancado de cero y les hubiera costado mucho más-

-Si ganás las elecciones el 12 de setiembre, ¿qué le vas a decir a tus actuales adversarios?

-Lo imagino con las mismas ideas y e igual discurso que ahora. Mi adversario es aquel que quiera implantar políticas que han llevado a la destrucción del empleo en Argentina. Por eso quiero ser el representante de este modelo productivo, que genera empleos. Los pibes y pibas que viven los barrios difíciles van a poder progresar en la medida en que generemos las posibilidades de desarrollo económico. Eso es lo que estamos intentado. A los peronistas nos acusan de ser fabricantes de pobres. No es así y la historia lo avala. Desde la creación de las escuelas técnicas para el aprendizaje de oficios hasta la creación de la universidad de los trabajadores, hoy Tecnológica, el peronismo fue todo lo contrario a esa afirmación. Cuando Néstor Kirchner llegó al gobierno en 2003, había 2 millones de planes de asistencia social de distinto tipo. Cuando se fue Cristina en 2015 había 250 mil. Y Cuando se fue Macri en 2019 había 570 mil. ¿Quiénes son los que hacen crecer el asistencialismo? Nosotros no. Lo que hacemos nosotros es implementar estos programas de asistencia de manera temporal porque de ninguna manera vamos a dejar a nadie tirado en la cunea. Para nosotros el asistencialismo es una circunstancia, pero creemos firmemente en que la gente debe desarrollarse a partir del trabajo y la educación.

-Sos candidato a senador nacional por tu elección en Rosario pero también porque no perteneces a ninguno de los dos espacios que disputan la Interna: el de Agustín Rossi y el de Hacemos Santa Fe. ¿Ponerte por encima de los dos sectores va a ser tu rol en caso de ganar las elecciones?

-En primer término no reniego de nada y afirmo todas mis convicciones. Esto quiero decir que para mí el camino es el del estudio, el del trabajo que dignifica a las personas. Este es mi mensaje y con quien lo comparta caminaremos juntos. Creo que hay un sector de la sociedad que no tiene una clara identificación y de pronto se separa en pro algo o anti algo. Y yo voy por lo que quiero hacer. Por supuesto que están sostenidas por mis convicciones políticas que vienen desde mi adolescencia y están por encima de los sectores que disputan. Tenemos que hablarle a toda la sociedad. Yo no quiero la apertura indiscriminada de las importaciones por las fabricas tienen que producir y generar empleo, necesito que el campo sea el sustento para que los alimentos con valor agregado sean más baratos. No puede ser que comer en Argentina sea tan caro. Hay monopolios alimenticios a los que hay que combatir. Lo que hizo el gobernador con el tema carnes es ampliar la producción de distintas carnes para que haya alimentos más económicos. Los mismo hay que hacer con el campo. No hay que exportar directamente solo el grano que se produce. Habrá una parte que sí, pero hay otra parte a la que hay que agregarle valor y al que puedan acceder todos los argentinos.

-Hay dirigentes de las otras coaliciones políticas que compiten en la provincia, que están haciendo campaña con la visita de dirigentes nacionales. ¿Esta previsto que a su campaña vengan dirigentes nacionales, ministros del gobierno nacional? ¿Habrá otros dirigentes provinciales que se van a sumar la campaña?

-María Eugenia Bielsa me va a acompañar en algunas actividades. Está comprometida y avalando mi candidatura. A nivel nacional van a venir ministros en funciones para visitar lo que se está haciendo. La obra pública de Nación en la provincia es muy importante. No está dimensionado. Por eso cuando escucho a dirigentes decir que Santa Fe está discriminada, les respondo: hay 40 mil millones de pesos en obras viales, el acueducto de Rosario, las obras de gas para el sur y el norte de la provincia, el circunvalar Santa Fe. Hay que hablar de los temas en serio. A mi me molesta que un proyecto de ley que genera empleos esté frenado porque no se sabe qué están esperando, como el de conectividad y la de energías renovables en la Legislatura. No lo entiendo.

-Por ahí lo que falta es un poco de negociación política.

-¿Pero puede ser eso cuando lo que estás proponiendo son mejoras para los ciudadanos? ¿Cuál es el rédito a sacar cuando ni si quiera discutís los temas, mientras hay problemas de conectividad en toda la provincia para que los chicos puedan desarrollar sus estudios y los empresarios puedan instalar sus empresas? ¿Con qué mezquindad? Esas lógicas no las entiendo. Por eso destaco que lo que está haciendo Nación en la provincia va en el mismo sentido: mayor infraestructura, mayor productividad, mejores condiciones de vida, más empleos.

-¿Cómo te imaginás hasta noviembre?

-Recorriendo la mayor cantidad de pueblos y ciudades. Por ahora me han tratado muy bien, no he tenido ningún sinsabor. La gente del interior de la provincia es noble, percibe rápidamente si mentís. Cuando uno va a una localidad donde se está construyendo una escuela o un jardín de infantes, como se está haciendo en mucho lugares, con plata de la provincia y la Nación, te tratan bien. Las cosas están mejorando y tenemos que llevar un mensaje esperanzador, de que el 2022 va a ser mejor, que vamos a tener una vida más normal. Pero no un optimismo tonto o absurdo, de decir que vamos bien mientras caminamos derecho al precipicio, sino un optimismo con fundamentos.

 


Compartir en:
error: Contenido protegido.