HomeProvincialesLucchini trabajó en el Juzgado Federal local

Con paso por Venado, funcionario provincial renunció tras ser acusado de haber negociado con Los Monos

El ministro de Seguridad Jorge Lagna aceptó la dimisión presentada días atrás. El rumor que circulaba desde el martes. En redes sociales el ex ministro Marcelo Sain, hoy funcionario nacional, había señalado la declaración periodística que compromete a Horacio Lucchini. Luego se produjo esa salida.

Compartir en:

Horacio Alberto Lucchini renunció al cargo de director de provincial de Análisis Criminal Estratégico, en el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Santa Fe, luego de las declaraciones de una testigo protegida en el llamado Caso Alvarado que lo comprometen.
Se cuestionan sus hipotéticos actos anteriores a su designación en la función pública provincial, como empleado del Poder Judicial de la Nación y, por ahora, se trata solo de un escándalo publicado por la prensa, sin que aún se le haya formado una causa judicial. A ese panorama se agregó en las últimas horas el dato de que Lucchini renunció y la dimisión fue aceptada.
Una persona muy allegada al “Clan Cantero”, cuyo jefe “Guille” Cantero -aún en prisión- conduce la banda de narcotraficantes Los Monos de la ciudad de Rosario, es quien compromete a Lucchini. Al ahora ex integrante del gabinete de Seguridad en Santa Fe se lo consideraba semanas atrás como una posible figura ascendente en ese ministerio.
El ex funcionario, quien trabajó como secretario en el Juzgado Federal de Venado Tuerto, fue acusado por Mariana Ortigala, testigo protegida en la causa Alvarado en entrevistas con el diario La Capital y con la emisora LT8. En ambas aseguró que lo conoció mediante otra persona, y señaló: “Me reuní en un hotel céntrico con Lucchini, que decía tener muchas conexiones con fiscales y jueces federales, y me propuso varias cosas macabras como hacer de nexo con ‘Guille’ Cantero, sabiendo de mi relación con éste, ofrecer una coima a cambio de obtener beneficios” para el reo.
“Llegó a ofrecerme una minuta donde figuraban valores para distintos ‘beneficios’ para Cantero: tener celular en la celda; amañar allanamientos; traslados de un penal a otro”, indicó. “Tengo grabados los mensajes. Todas mis denuncias las tienen los fiscales”, dijo la testigo a la prensa en Rosario, que aseguró que el precio era un pago en dólares, así como tener acceso a información sobre los circuitos del narcotráfico para cuando llegara a la función pública bajo la órbita del Poder Ejecutivo Provincial de Santa Fe.
En un momento de la entrevista radial, Ortigala dijo que ha informado a la fiscalía de sus conversaciones con el ahora ex funcionario provincial y que “lo tengo grabado y con capturas (de pantalla)”.
Ortigala afirmó que Lucchini le iba anticipando sucesos que luego ocurrían, como la destitución de Sain (en rigor, algo bastante comentado por la prensa): “Decía que él (Lucchini) estaba en inteligencia y que le iban a hacer una cama a Sain, que fue lo que le pasó curiosamente. Y me dijo que después iba a ser nombrado (en Seguridad)”.
Según Ortigala, Lucchini podía hacer gestiones ante la justicia federal al punto de ofrecerle: “si vos querés, te lo acomodo a Guille para que tenga un teléfono las 24 horas”.

Sain

Mediante su cuenta de twitter, el ex ministro de Seguridad Marcelo Sain señaló a las actuales autoridades del ministerio que estuvo a su cargo por la supuesta conducta de Lucchini. También consideró que su desplazamiento del Ministerio Público de la Acusación fue el producto de un “golpe palaciego”, así como el de los funcionarios que provenían de su gestión que estuvieron también durante la primera parte de la actual gestión del ministro Jorge Lagna.
En uno de sus escritos dice Sain, hoy funcionario nacional, de manera textual: “Seguramente @omarperotti ordenará al Fiscal de Estado que inicie investigaciones administrativas para dilucidar la sospecha de ‘golpe palaciego’ que dieron ente funcionarios políticos y judiciales, o no?”.


Compartir en:
Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.

error: Contenido protegido.