HomeVenado TuertoINICIATIVA DE LA CONCEJALA SOCIALISTA MABEL CAULA

Microcréditos para mujeres vulnerables, un aporte legislativo a la integración

A principios de marzo, previo a la inauguración por parte del intendente Leonel Chiarella del período ordinario de sesiones en el Concejo Municipal, se llevó a cabo una reunión del cuerpo legislativo donde se oficializó la salida del edil radical Santiago Meardi -luego asumiría la Secretaría de Desarrollo Productivo y Planeamiento- y el ingreso de la socialista Mabel Caula, quien ocupará la banca oficialista hasta fin de año.

Compartir en:

A principios de marzo, previo a la inauguración por parte del intendente Leonel Chiarella del período ordinario de sesiones en el Concejo Municipal, se llevó a cabo una reunión del cuerpo legislativo donde se oficializó la salida del edil radical Santiago Meardi -luego asumiría la Secretaría de Desarrollo Productivo y Planeamiento- y el ingreso de la socialista Mabel Caula, quien ocupará la banca oficialista hasta fin de año.

Mabel Caula, concejala del Partido Socialista.

Aunque sin experiencia en las lides parlamentarias, Caula es una apasionada de la militancia política desde siempre y supo desempeñar altos cargos directivos, no sólo en la enseñanza media, sino también como jefa regional de Educación en la Gobernación de Hermes Binner.

Y si bien se suma al bloque del Frente Progresista, Cívico y Social (FPCyS) venadense, que ya cuenta con una agenda propia, Mabel Caula se instaló en la banca con el objetivo de materializar ciertas iniciativas de su propia impronta, que en algunos casos atiende la problemática de género, y en este sentido está impulsando, con auspicioso aval de sus pares, el proyecto de los microcréditos solidarios “para mujeres con escasos recursos económicos y bienes culturales, a fin de estimular su desarrollo personal integral y el de su familia”. Al respecto recordó que años atrás hubo iniciativas semejantes, como el Banco Solidario, por ejemplo, pero el que “estamos promoviendo se focaliza exclusivamente en mujeres emprendedoras, que tienen algún oficio o que se están capacitando en los talleres municipales, y busca darle ese primer envión para poder lanzarse a desarrollar su actividad, sea en forma individual o colectiva”, aclarando que “las beneficiarias podrán acceder a un segundo microcrédito una vez que hayan cancelado el primer microcrédito recibido”.

Más adelante, la creadora del proyecto detalló que “los préstamos no excederán de las 1.800 UTM (Unidad Tributaria Municipal) (N. de R.: el valor actual de la UTM es 28 pesos) a los efectos de preservar el poder adquisitivo, y en una primera instancia tendrán una tasa de interés anual que no supere el 10 por ciento, a devolver en 12 meses en la Secretaría de Desarrollo Económico en forma semanal, quincenal o mensual, según se acuerde con la beneficiaria”.

“En el otorgamiento de los microcréditos tendrán prioridad las interesadas que se hayan capacitado en algún oficio en los talleres municipales u otros organismos, y quienes tengan hijos a cargo, mujeres solas y víctimas de violencia de género”, subrayó la autora de “Política para estudiantes”.

Asimismo, aclaró que “nuestra idea no es entregar microcréditos y desentendernos del tema, sino que la Secretaría de Desarrollo Productivo y Planeamiento Urbano dispondrá de un cuerpo especializado integrado por tres profesionales (una trabajadora social, un experto en marketing y un contador y/o economista) a fin de capacitar y monitorear el desarrollo del empleo, ayudar a promover la comercialización y ventas, evaluar la factibilidad de los proyectos presentados e implementar estudios de impacto, generando información útil para la toma de decisiones”. Y agregó que desde la misma área de gobierno, a cargo de Santiago Meardi, se brindará “asistencia técnica y capacitaciones” para optimizar la gestión de los proyectos.

“Estoy convencida de que el proyecto se aprobará en el Concejo, se implementará por parte de la Intendencia y entre todos haremos un acto de justicia, porque en nuestro país las mujeres tienen las mayores tasas de desempleo y de informalidad, y una brecha de ingresos que se mantiene en el promedio del 27 por ciento, situación que da cuenta de la desigualdad estructural que atraviesa a todo el colectivo femenino, pero que genera mayor repercusión en aquellas familias que integran los grupos poblacionales de menor ingreso”, redondeó Mabel Caula.

“Estoy convencida de que el proyecto se aprobará en el Concejo, se implementará por parte de la Intendencia y entre todos haremos un acto de justicia…”


Compartir en:
error: Contenido protegido.