HomeVenado TuertoNo hay más lugares para internación de pacientes Covid

El sistema de salud de General López, en su momento más crítico

Son momentos críticos. Si bien los especialistas consideran que el pico de la segunda ola llegará en el mes entrante, los efectores públicos y privados de todo el sur provincial se encuentran totalmente saturados.

Compartir en:

Cuatro ambulancias arriban al mismo tiempo al Hospital Gutiérrez, dos más provenientes de localidades de la región van en camino. Dentro de ellas hay pacientes con Covid-19, jóvenes, que necesitan atención urgente porque se les dificulta respirar. Sin embargo deben esperar allí, en la rampa de acceso, porque no hay lugar, no hay camas disponibles para internarlos. Las plazas en la Unidad de Terapia Intensiva están cubiertas, lo mismo que en el quirófano y en la mini-terapia de dos camas con respirador de la sala de Guardia. Deben esperar varias horas, no hay posibilidad de derivación a otro centro médico, porque también están colapsados; la única esperanza es que se “desocupe” un lugar, que en muchos casos será por el deceso de algún paciente.

Así de desesperante fue lo que se vivió el sábado último en el Hospital. Es una situación que se reitera en los últimos días y nada hace suponer que vaya a cambiar en las próximas horas. Esto no sólo pasa en Venado, sino también en la mayoría de las localidades del sur santafesino, donde los efectores públicos y privados están totalmente saturados con una ocupación cercana al ciento por ciento.

“Hasta ahora estamos haciendo y entregando todo. Hace más de un año que nuestro Hospital trabaja sin descanso. Nos ampliamos todo lo que pudimos sumando 10 camas clínicas, readecuamos un quirófano con ocho camas, instalamos una guardia polivalente aledaña a nuestra guardia general…”, enumeró el director del Hospital Gutiérrez, Daniel Alzari, destacando que, a pesar de toda esa expansión, atraviesan “situaciones críticas”, en primer término el jueves, cuando cuatro pacientes Covid estuvieron internados, tres de ellos con respirador, en la guardia, y el sábado, con el arribo de seis ambulancias con personas que requerían atención.

“Estamos empezando a vivir lo que desde hace más de 20 días padece el resto de la provincia, sobre todo Santa Fe, Rafaela, Rosario y sus zonas aledañas. Estamos trabajando minuto a minuto para ver qué respuesta podemos dar y dónde vamos ubicando los pacientes que llegan porque los efectores de la región también están colapsados”, exclamó.

Asimismo explicó: “Este es el límite de atención con un recurso humano extenuado. Estamos funcionando ‘al 150 por ciento’, porque ampliamos un 50 por ciento respecto del año pasado”, enfatizó.

El dato desalentador es la cifra de muertes por Covid-19 en las últimas horas, pues el sábado en Venado Tuerto se registraron cuatro decesos y tres en Murphy.

 

San Martín completo

La situación en el Sanatorio San Martín también es crítica. Según comentó a Sur24 el director médico Joaquín Sánchez de Bustamente, “ya no hay camas disponibles en la terapia intensiva, la sala general también está sin camas y tenemos pacientes con requerimiento de oxígeno internados en la Guardia, a la espera de subir a una habitación”.

“Todos los días nos están llamando de localidades vecinas para la derivación de pacientes a terapia intensiva y les tenemos que decir que no, que se agotó la capacidad del sanatorio. Hoy todos los pueblos de la región atraviesan una situación muy compleja”, evaluó.

Además, subrayó Sánchez de Bustamante que “no tenemos ninguna posibilidad de derivación, ni al Hospital Gutiérrez ni al Sanatorio Castelli ni, muchos menos, a Rosario u otros puntos de la provincia. Incluso el Hospital amplió la UTI en el quirófano, pero enseguida la ocuparon ellos mismos con pacientes que estaban en espera”.

“Esta saturación se sostiene sin cambios en las últimas dos semanas. Cuando una institución tiene una internación por encima del 80 u 85 por ciento es técnicamente una situación de colapso. En este momento se puede decir que estamos con una internación del ‘120 por ciento’, porque ocupamos espacios que no habían sido previstos para pacientes Covid, pero no hay dónde ubicarlos y la gente viene a golpearnos la puerta”, graficó el cirujano. “Estamos haciendo hasta lo imposible para que los infectados no se nos mueran en los pasillos, pero con el estado de colapso venimos conviviendo desde hace 15 o 20 días”, ratificó.

 

Esfuerzo en la región

Los hospitales del departamento General López están haciendo un gran esfuerzo para contener pacientes con sintomatología leve o moderada, sabiendo que hoy no cuentan con la posibilidad de derivarlos a efectores de mayor complejidad.

En este sentido, el director del Hospital “Miguel Rueda” de Santa Isabel, Ignacio Costa, indicó que no cuentan con más camas disponibles para internar pacientes con coronavirus. “Tenemos seis plazas destinadas a Covid-19 y hoy están todas ocupadas”, señaló.

Esta realidad llevó a las autoridades a la ampliación de los espacios de atención, ocupando incluso el sector destinado al descanso de los médicos de guardia, que se convirtió en habitación para pacientes. “Los profesionales, para descansar, colocaron un colchón en el salón de Odontología que tiene baño privado. Hemos llegado a ese punto. Hay alas del edificio que se utilizaban para el archivo en las que instalamos camas separadas por biombos y con baños químicos para internar pacientes”, puntualizó.

“No tenemos efectores de derivación porque tanto el Hospital Gutiérrez como los efectores privados de Venado Tuerto no nos están recibiendo pacientes porque no tienen lugar, no tienen bocas de oxígenos para dar la respuesta adecuada. Así que estamos sosteniendo casos bastante complicados en nuestro Hospital, que es de primer nivel”, aclaró.


Compartir en:

sbalague@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.

error: Contenido protegido.