HomeVenado TuertoEstaba a cargo de un gimnasio de Venado Tuerto

Habría más denuncias de alumnas del preparador físico acusado de abuso sexual

Sobre el acusado pesan al menos siete denuncias. Las víctimas eran menores de edad en el momento de los hechos. El sujeto fue imputado y el juez definió la prisión preventiva ordinaria. Se supone que en los próximos días se sumarán testimonios de otras personas agredidas por el mismo entrenador.

Compartir en:

Un preparador físico, cuyas iniciales son GC fue acusado de abusar sexualmente al menos de siete de sus alumnas cuando las víctimas eran menores de edad. Desde hace unos días está detenido, y luego de la imputación, el juez Leandro Martín dictaminó la prisión preventiva ordinaria.

El acusado desarrollaba su tarea profesional en un gimnasio de su propiedad, ubicado en Francia y 25 de Mayo, lugar en el que la Fiscalía sospecha que se cometían los abusos.

Los cargos que se le imputan son abuso sexual ultrajante, abuso sexual con acceso carnal y corrupción de menores.

Hasta ahora son siete las jóvenes que denunciaron estos aberrantes hechos: seis de ellas en primer término y luego se sumó la séptima, quien brindó su declaración en Fiscalía el último viernes. Asimismo, fuentes confiables informaron a este semanario que otras dos chicas presentarían sendas denuncias “de un momento a otro” contra el mismo abusador.

Según los testimonios brindados ante el Ministerio Público de la Acusación, los abusos comenzaron en 2013 y continuaron hasta la actualidad, siendo las edades de las víctimas entre 9 y 15 años.

“El 20 de mayo se llevaron adelante allanamientos a raíz de una denuncia por abuso sexual realizada por una de las víctimas, que en el momento de los hechos era menor de edad. Al ser mayor ahora, pudo realizar la entrevista conmigo. A partir de ahí comenzó una investigación, porque surgieron más víctimas, quienes también fueron entrevistadas”, relató la fiscal Florencia Schiappa Pietra.

Los allanamientos se realizaron en el domicilio del acusado, Lavalle entre López y Colón. Y en el citado gimnasio, lugar donde fue detenido.

“Desde el momento que se radicó la primera denuncia, transcurrieron 10 días para poder recolectar la evidencia suficiente que se requiere en esta instancia procesal para tener como probable la autoría del imputado en estos hechos. Se realizó la audiencia imputativa y luego se solicitó la prisión preventiva”, detalló la fiscal.

En la audiencia las víctimas brindaron testimonio de lo que atravesaron en el gimnasio al que concurrían. Y más tarde, el acusado llevó adelante un relato ante las autoridades del Ministerio Público negando las acusaciones que pesan sobre su persona y declarándose inocente.

“Podemos decir que los primeros hechos que se denunciaron ocurrieron en 2013. Y también hay hechos actuales de este año. Todos ocurrieron cuando las víctimas eran menores de edad. Las calificaciones no fueron las mismas para todos los casos”, indicó Schiappa Pietra.

Los cargos que se le imputan GC son abuso sexual con acceso carnal (en perjuicio de tres de las seis víctimas); corrupción de menores (en perjuicio de dos de las víctimas) y abuso sexual gravemente ultrajante (en perjuicio de cinco de las víctimas).

Las tres calificaciones penales fueron atribuidas de forma agravada en su condición de entrenador y encargado de la educación de las menores.

“En caso de que haya otras víctimas, para nosotros sería muy útil que hagan la denuncia. Está disponible la página del MPA. Ahí hay una solapa donde se puede realizar en forma on line, es muy simple. Se les consulta sobre el plazo y después las voy a llamar para hacer las consultas que corresponden”, manifestó la fiscal.

Es común “en este tipo de delitos, sobre todo cuando las víctimas son menores de edad, que no tengan el conocimiento o el coraje para hacer la denuncia. Y con el correr del tiempo van tomando valor y se dan cuenta de la dimensión de lo que les pasó y pueden contarlo”, finalizó.

 

¿Nuevas víctimas?

“Es un momento muy doloroso”, aseguraron a Sur24 allegados a las víctimas, quienes se mostraron expectantes de “que se haga justicia” y el acusado “cumpla una condena ejemplar por el daño ocasionado” a estas niñas.

“Estamos seguras de que irán apareciendo más mujeres que se van a animar a contar lo que les tocó vivir”, advirtieron luego de darse a conocer la información de una nueva víctima que se sumó a las seis que iniciaron esta causa. Incluso manifestaron que ya fueron recibiendo comunicaciones telefónicas de chicas que también se sintieron violentadas por el acusado.

“La mejor forma que tiene la gente de acompañarnos en estos momentos es saber que los hechos son reales, que son muchas las que han sufrido situaciones similares”, expresaron. Al mismo dejaron en claro que “nadie tiene derecho a hacer nada que el otro no quiera, ni tocarla, manosearla o sacarle la ropa”, porque así se convierte en un hecho de abuso. “No vamos a dar detalles de los casos porque sería alimentar el morbo, más aún porque se trata de menores”, afirmaron.

Por último, convocaron a las personas que hayan sido víctimas a sumar su denuncia, incluso de manera on line en la página web www.mpa.santafe.gov.ar. “Sabemos que hay más mujeres, chicas y grandes, menores y mayores de edad, que han sufrido abusos, solo resta que se animen a denunciar”, exclamaron.

Cabe señalar que dentro de la causa hay distintas carátulas, porque hay chicas que sufrieron diferentes tipos de hechos. Incluso hay algunas que empezaron a entrenar de pequeñas y lo hicieron por varios años. En ese lapso sufrieron abusos, aunque decidieron no continuar entrenando con esta persona. Otras cayeron en sus manos y sufrieron ataques mucho más graves.

Las clases, según comentaron, eran individuales, tanto para quienes entrenaban triatlón, como para atletismo. La mayoría de los entrenamientos eran en su gimnasio, donde las chicas ibas solas, y los sábados lo hacían por largas horas, luego de pasar a buscarlas (el hoy acusado) por sus domicilios.


Compartir en:
Etiquetas

mdalmazzo@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.

error: Contenido protegido.