HomeCulturaUn libro que recorre el país y cruza fronteras

Literatura venadense best seller: “La calma de León” superó las 20 mil unidades vendidas

Compartir en:

El libro ilustrado “La calma de León”, de las venadenses Leopoldina “Polly” Boyle y Victoria Conte, llegó a lugares impensados en su corta travesía literaria. Se puede conseguir desde Ushuaia a La Quiaca en formato físico, en países limítrofes o incluso en lugares de Panamá. Pero lo que más sorprende a las autoras es el éxito repentino en ventas, hoy contabilizadas en más de 20 mil unidades.

Los números siguen en ascenso. De hecho, la continuación de las historias también sorprende. Desde fines del 2020 que ese trabajo vio la luz, “El desafío de León”, ya llegó a 6 mil hogares de todo el país lo que también avizora un futuro que no tiene techo.

“Surgió en el 2017 cuando empecé un emprendimiento con una amiga para tener una librería infantil. Me veía atravesada por la maternidad y me estaba capacitando en educación emocional, crianza respetuosa, disciplina positiva, danto talleres para padres, entre otras cosas. Volviendo de la Feria del Libro, pensaba en lo que funcionaba en mi casa y ahí decidí dar el paso”, explicó a Sur 24 la psicopedagoga Victoria Conte.

La idea de poder unir todas esas vivencias en un libro o cuento era una herramienta que a ella misma le hubiese gustado tener cuando sus hijos eran más chicos: “Fue algo que me pasaba a diario con mi hijo más grande, sobre todo”, recordó la profesional, madre de tres hijos.

Este primer trabajo de Boyle y Conte, refleja el mundo de León, un niño muy sensible que suele enojarse seguido. “Cuando esto sucede, siente su cuerpo a punto de estallar, piensa que no lo entienden y reacciona de maneras muy variadas. A lo largo de esta historia, su mamá lo ayuda a entender qué le pasa, por qué es importante la calma y cómo lograrla”.

Además, en el libro ilustrado se incluyen sugerencias a padres para acompañar la vivencia del enojo y ayudar a gestionarlo, basadas en herramientas de disciplina positiva. En definitiva, es un material que trata una temática habitual de la infancia: el enojo. Pero ideado como herramienta para que padres e hijos lo transiten de una manera saludable y respetuosa.

“Hoy sabemos que negar o reprimir las emociones no es aconsejable. El enojo es un sentimiento normal y necesario. Entender las emociones y saber gestionarlas es la clave para llevar una vida más equilibrada, sana y feliz”, explicó Conte.

Apasionada por la literatura infantil en general, se encuentra captando historias todo el tiempo a su alrededor. Asegura que “siempre escribí para mí, desde chica” porque la “escritura me ayudaba a entender, expresarme y decir lo que me estaba pasando” o pensaba. “No era para otro. Hace un tiempo empecé a hacerlo en redes y me daba cuenta que mucha gente se sentía identificada y veía muchos comentarios. Desde ahí me animé a escribirlo y publicarlo. El mundo de los libros me atrapó y no me dejó salir”.

Pensar

“Yo hablaba de la calma, de volver cuando uno tiene emociones intensas para poder pensar con claridad. Me parecía que el león, si bien es un animal tranquilo, me lo imaginaba enojado, rugiendo. Fue como una analogía hacia el nombre del animal y de León. Mi hijo enseguida se vio identificado con el personaje”, destacó.

La autora, recordó que luego de escribir el texto, le recomendaron a la ilustradora y artista plástica, “Polly” Boyle. Enseguida, de esa química nacieron los primeros borradores de León y el proceso duro casi dos años. “Fue un trayecto largo hasta que lo pudimos imprimir. Intentamos con distintas editoriales, pero no iba con el perfil de ninguna. Optamos por una auto publicación. Lo registramos y lo mandamos a imprenta por nuestra cuenta”, sostuvo.

Devoluciones

Conte valora que en este tiempo recibió muy buenas críticas, tanto de personas conectadas al ámbito de la educación como de familias. “En tiempos de presencialidad fuimos a jardines de infantes a trabajar con los chicos e hicimos talleres. Recibimos un montón de mensajes en Instagram de maestras jardineras, familias y profesionales que nos cuentan que trabajaron con el libro”.

Esto tiene que ver también con que fueron testigos de muchos registros de cómo trabajaban en el aula o cómo iban practicando ciertos ejercicios las infancias. “Nos da mucha alegría y nos enorgullece que le tengan tanto cariño y confíen en nuestro trabajo. Las devoluciones siempre fueron positivas. En ese sentido estamos contentas”. Y amplió: “Los libreros incluso nos cuentan historias. O lo vemos en vidrieras al lado de autores o libros que para nosotros son referentes. Es una emoción importante”.

Desde entonces a la actualidad, Léon siempre sorprende. “Nos llama poderosamente la atención el camino que tomó. La primera tirada de 300 libros se vendió enseguida. De ahí empezamos a reimprimir y nunca paramos”.

Al tiempo aparecieron las editoriales importantes por cuenta propia, pero las autoras decidieron seguir la vía de la autogestión. “Preferimos trabajarlo nosotras por ahora. Estamos pensando en otras historias y nuevos personajes para sí hacerlo con editoriales llegado el caso. Ojalá que cruce el ‘charco’ y nos brinde la posibilidad de conocer más. Si alguna vez llega en formato película o cortometraje sería un placer para nosotras. Si es para crecer lo vamos a estar empujando. Estamos abiertas a todo lo que nos quiera sorprender”, ponderó.

Nuevas historias

A fines del 2020 vio la luz “El desafío de León”, que tiene que ver más con la superación, la autoestima, con animarse a equivocarse y los desafíos. En esta nueva publicación, se ve que a León le gustaría aprender a andar en su bicicleta nueva, pero tiene miedo de intentarlo porque cree que no lo va a lograr.

Siente tanto miedo a equivocarse que prefiere no arriesgarse por las dudas. A lo largo de esta historia, su abuelo lo alienta a enfrentar este desafío contándole cómo aprendió él cuando era chico, investigando cómo se inventaron las bicicletas y dándole un amuleto muy especial. Juntos descubren que los errores son magníficas oportunidades para aprender.

Incluye sugerencias a padres para desarrollar sentimientos de capacidad y autoestima en los niños, basadas en herramientas de disciplina positiva. “Es un libro ilustrado para toda la familia que trata sobre la tolerancia a la frustración y la confianza en uno mismo. A través del cuento los lectores pueden empatizar con León, viviendo con él el desafío de animarse a intentar algo nuevo y perder el miedo a equivocarse”.

Y cerró: “Como dice Jane Nelsen, ‘la autoestima no puede darse ni recibirse, sólo puede desarrollarse a través de un sentido de capacidad y de autoconfianza, lo cual se obtiene al enfrentar frustraciones, resolver problemas, y teniendo muchas oportunidades para aprender de los errores’”.

Sobre las autoras

Victoria Conte

Es una apasionada de la literatura infantil. Vive en Venado Tuerto, donde tiene su tienda de libros “Perinola”. Psicopedagoga y mamá de 3 hijos, está inmersa en la maternidad, siempre dispuesta a aprender.

Los desafíos diarios en la crianza y su rol profesional la llevaron a conocer la Disciplina Positiva. Está certificada por la Positive Discipline Association (PDA) como “Educadora de Familias y Escuelas”. Brinda talleres para padres y docentes. Es co-directora del Jardín Maternal Crecer, donde también aplican esta metodología.

Se define como “emprendedora, paciente, sensible, bastante distraída y un poco ansiosa”. Es titular de Perinola, una tienda de aprendizaje ligada a la literatura infantil y educación emocional, a partir de la cual creció aún más su pasión por los cuentos ilustrados, embarcándose en el proyecto de unir los libros infantiles con la educación emocional, con el objetivo de difundir herramientas para una crianza respetuosa.

Además de “La calma de León” y “El desafío de León” es autora de “El poder de los abrazos”.

Polly Boyle

Polly Boyle nació en Venado Tuerto y se formó como artista plástica en la ciudad de La Plata. Allí conoció la literatura infantil y la ilustración infantil, lo que la apasionó. Esto la llevó a agudizar su profesión, capacitándose específicamente en ilustración infantil. Su Tesis fue un libro ilustrado para ciegos que se titula “Simona”.

Participó de concursos obteniendo menciones. Realizó ilustraciones independientes. Vivió en Panamá y Chile, donde fue cosechando distintas formas de ver el mundo y de reinterpretarlo.

Curiosa y entusiasta, incursionó en la rama de las ilustraciones infantiles asomándose a las animaciones y ediciones audiovisuales. Su pasión por el dibujo la trasladó al camino de la enseñanza en jardines de infantes, escuelas primarias, terciarias y talleres artísticos. Actualmente es docente de la materia “Color” en un terciario.

Presentó sus trabajos en La Plata, Venado Tuerto, Colón y Panamá. En el 2017 se instaló en su ciudad natal, Venado Tuerto. Allí conoció a Victoria, que la invitó a participar de este libro, un proyecto donde pudo plasmar su intención de colaborar en la educación emocional de los niños y de los adultos que los acompañan.


Compartir en:

prodriguez@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.

error: Contenido protegido.