HomeVenado TuertoEL CONCEJAL Y EMPRESARIO LEONARDO CALAIANOV ANALIZA LA SITUACION DEL SECTOR

Antes el comerciante soñaba con estar en “la Belgrano”; hoy prefiere el barrio

Leonardo Calaianov, en su doble experiencia de comerciante y concejal, evaluó el duro impacto que sufre el sector. “Ya venía mal y la pandemia empeoró todo”, aseveró. También aludió, como aspecto positivo, a la rápida adaptación a los canales electrónicos para la venta. Y reprochó la falta de apoyo de Provincia y Nación a los comercios que peor la pasan en su actividad a causa de las restricciones. En breve presentará un proyecto en el Concejo para incentivar centros comerciales a cielo abierto.

Compartir en:

Asediado por la caída del poder adquisitivo de los salarios, la asfixia impositiva y, con distintas intensidades, las restricciones con motivo de la pandemia, el comercio en general sufre una crisis inédita en estos tiempos. Uno de los conocedores locales de la materia, Leonardo Calaianov, aborda la delicada cuestión en su doble condición de concejal del Partido Socialista (interbloque del Frente Progresista, Cívico y Social) y miembro de la empresa familiar que gestiona una de las zapaterías más importantes de la ciudad (aunque aclara que en la actualidad no forma parte activa del quehacer comercial).

Leonardo Calaianov, concejal del Partido Socialista.

En su primera reflexión sobre el duro trance que atraviesa el sector, consideró que “la pandemia aceleró un proceso de crisis que ya venía dándose desde hace algunos años. Yo provengo de una familia que siempre estuvo ligada al comercio, y en particular a la calle Belgrano, y la situación que se vive hoy es inédita, en relación con los locales vacíos y la situación crítica de este centro comercial que históricamente significó una referencia para toda la región”.

“Sin dudas que, en forma obligada, se aceleraron los procesos de venta a través de los canales electrónicos, en sus distintas plataformas, y también sucedió, y sigue ocurriendo hoy, que ante el alto costo de los alquileres, muchos comerciantes prefieran desplazarse hacia los barrios para reducir los gastos fijos. Y ese fenómeno también fomentó el denominado comercio de cercanía”, rescató el edil como un efecto positivo en medio de la adversidad.

“Estos nuevos hábitos ya están entre nosotros y llegaron para quedarse. Son las nuevas formas de comercialización a las que, tarde o temprano, el comerciante se adaptará, pero también es oportuno remarcar que está faltando un acompañamiento de los gobiernos nacional y provincial”, dijo Calaianov.

Además destacó que “son numerosos los comercios que tuvieron que cerrar por ser considerados no esenciales, como los relacionados con la gastronomía, por ejemplo. Casualmente una empresaria de ese rubro me contó en estos días que aún está pagando las facturas de luz y gas del año pasado, y hoy se le está generando una nueva deuda, y se quejaba con mucha amargura de la falta de apoyo de la Provincia para poder sobrevivir en esta coyuntura excepcional de la pandemia, donde no puede generar ingresos, o se reducen en gran medida”, señaló, mientras se acumulan gastos que sí o sí debe abonar.

Ascenso de categoría

El tradicional “Café de la esquina”, otro de los que ya no está en la calle Belgrano.

Históricamente el anhelo de todo comerciante que inauguraba un local en un barrio era ascender de categoría abriendo un negocio en calle Belgrano, aunque fuera de mínimas dimensiones, y en lo posible entre Mitre y 25 de Mayo, porque los ubicados entre Mitre y Rivadavia no se sentían parte en igual medida de los privilegios de pertenecer a ese segmento más visitado y valorizado de la tradicional arteria del microcentro venadense. Incluso en los últimos años se trabajó en busca de promocionar el potencial comercial de la “cuadra larga”, denominación dada al siempre postergado tramo desde Iturraspe hasta Rivadavia.

Sin embargo, el abogado y empresario sostuvo que “ahora, en el marco de la crisis, se da un proceso inverso, en el cual los comerciantes de calle Belgrano evalúan mudarse a otros destinos, como ya sucedió en muchos casos, a la vez que ese fenómeno refuerza la tendencia de los comercios de cercanía, que es algo positivo, porque se fortalece la identidad y el sentido de pertenencia de los barrios, que ya no dependen tanto del sector céntrico”.

“Hoy estamos viendo, por ejemplo, la avenida Chapuis, que es uno de los ingresos principales de la ciudad, y se transformó en un gran paseo comercial en los últimos años, con mucho movimiento económico. En poco tiempo cambió totalmente su fisonomía y eso muestra el crecimiento de Venado”, valorizó.

Calaianov también destacó la impronta del gobierno municipal encabezado por Leonel Chiarella, quien entre sus líneas de acción promueve los más variados cursos para fortalecer las bases de las pymes del comercio y la producción, con capacitaciones permanentes para el comercio digital, entre otras, como así también con programas de créditos blandos para emprendedores, “y eso no se hace al azar -aseguró-, sino a partir de detectar cuáles son las necesidades de las empresas de los diversos rubros, cuál es el perfil de la búsqueda de personal, en busca de que la mayoría de los interesados obtenga una rápida salida laboral”, expresó, en un encendido elogio a la tarea que corresponde al secretario de Desarrollo Productivo municipal, Santiago Meardi.

Comercio en transformación

Más adelante, el concejal del Partido Socialista observó que “esta transformación mundial del comercio está experimentando una complementariedad, es decir que surge como mayor novedad el uso de las plataformas electrónicas, pero sin que ello signifique la total eliminación del comercio físico, que va a seguir existiendo”, estimó, para describir a continuación la estrategia de Amazon, el gigante estadounidense de la logística y el comercio digital, que ingresó en el rubro de los supermercados físicos para potenciar sus propias estrategias de venta a domicilio, en astuta conciliación de una gigantesca tienda virtual con el comercio convencional, aunque no debe descartarse que en estas tendencias impacten negativamente sobre el empleo.

Finalmente, consultado sobre el desarrollo de centros comerciales a cielo abierto, Leonardo Calaianov sostuvo que, a pesar del mal momento, “el objetivo sigue en pie”, e incluso señaló que están trabajando al respecto, adelantando que tiene elaborado un proyecto de ordenanza para presentar en el Concejo apenas la crisis sanitaria deje de ser la prioridad absoluta. “La iniciativa apunta a mejorar la infraestructura urbana de algunas arterias comerciales, como Chapuis o Brown, a la par de idear promociones e incentivos para que la gente concurra a esos lugares”, sintetizó, acotando que la experiencia se aplicó con éxito en Rosario en una treintena de centros comerciales implementados en distintos puntos y “seguramente en breve vamos a presentar el proyecto”.

 


Compartir en:

jfranco@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.