HomeRegionalesCORRIMIENTO DE ALAMBRADOS, LIMPIEZA DEL TERRENO Y PLANIALTIMETRIA

Autopista 33: ya se trabaja en vecindades de la vieja estación Tarragona

El intendente de Rufino, Natalio Lattanzi, destacó que en los últimos días empezaron los movimientos de obreros y de máquinas en un tramo de mil metros en vecindades del Km 555 de la ruta 33. Admitió dificultades de la constructora para conseguir las canteras de tierra. Y estimó que el tramo Rufino-San Eduardo demandará entre cuatro y cinco años por la complejidad de la obra. El dirigente macrista valoró el esfuerzo de la comunidad regional y elogió a Ovidio Butani.

Compartir en:

Un mes atrás, Abel Natalio Lattanzi, intendente de la ciudad que es el punto de partida de la Autopista Rufino-Rosario, oficiaba de anfitrión en el histórico acto de inicio protocolar de la megaobra vial, en compañía del gobernador Omar Perotti y miembros de su gabinete, además de funcionarios de la Dirección de Vialidad (nacional y provincial), directivos de las empresas constructoras y el coordinador del Plan Autopista, Ovidio Butani.

Vista del obrador y las máquinas a la vera de la 33 (Imágenes gentileza de FM 106.3 de Rufino)

Este martes, Sur 24 consultó al jefe del Departamento Ejecutivo rufinense en busca de detalles sobre el comienzo de los trabajos propiamente dichos. “En este momento se trabaja en el corrimiento de alambrados, limpieza y planialtimetría del terreno en un tramo de poco más de mil metros, en la zona de estación Tarragona y camino municipal 18, en proximidades del Km 555 de la ruta 33”, precisó Lattanzi con lujo de detalles. “Pero el gran problema que se presenta ahora -reveló el mandatario- es conseguir las canteras necesarias para proceder a los movimientos de tierra, porque esa dificultad podría generar un retraso inicial en la actividad”, advirtió.

“Hoy podemos decir que la obra acaba de comenzar, pero nuestras expectativas son realistas, porque el ritmo sería de no más de 15 o 20 kilómetros anuales, y el tramo completo es de 72 kilómetros, es decir que llevaría más de los tres años que se habían estimado en su momento. Esto es así porque no se trata de una autovía, sino de una autopista, que contempla intercambiadores (puentes), colectoras y un sinnúmero de detalles”, ilustró. “Con la constructora trabajando a pleno desde ahora, calculamos entre cuatro y cinco años para completar el proyecto”, especificó en función de sus conocimientos, sin descartar que antes de dicho lapso se comience con otros tramos de la misma autopista entre el acceso a San Eduardo y la A012, para los cuales podría desempolvarse el mismo proyecto ejecutivo que se presentó en la licitación adjudicada a la UTE liderada por la constructora Helport por el sistema de Participación Pública Privada (PPP), cuyos contratos fueron rescindidos de común acuerdo.

Apoyo municipal permanente

Abel Natalio Lattanzi, intendente de Rufino.

“Desde el área de Obras Públicas de la Municipalidad de Rufino estamos en permanente contacto con las empresas constructoras, a disposición de lo que necesiten, incluso en su momento hablamos con los productores para agilizar la firma de los permisos de paso y ahora mismo estamos gestionando un campo cercano para conseguir la tierra que necesitarán las compactaciones de la nueva traza”, dijo Lattanzi.

“Una vez retirados todos los alambrados y completada la planialtimetría, el siguiente paso es el retiro del suelo vegetal para empezar los procesos de compactación, el aporte del material consolidado (suelo cal) y el asfaltado. Precisamente en el lugar donde se encuentran trabajando ahora, que es una loma entre dos curvas, se tendrá que construir un puente intercambiador”, apuntó el intendente.

“Desde 2004 toda la región está expectante de la concreción de esta obra, así que ahora más que nunca estamos atentos a todos los detalles para que siga adelante, aun cuando los plazos sean largos”, señaló Lattanzi. “Es un gran logro de nuestra comunidad regional, con independencia de los gobiernos que se fueron sucediendo. Esta traza es la columna vertebral de la producción cerealera argentina rumbo a los puertos de Rosario, porque sobre ella transitan los granos de Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, San Luis y Mendoza”, destacó.

“Con todos los gobiernos nacionales y provinciales se fueron dando pasos adelante y también nosotros en la región, con la coordinación de Ovidio Butani desde el Plan Autopista, supimos perseverar en los objetivos. Y eso mismo estamos haciendo ahora. Sabemos que no será fácil, que el monitoreo es mes a mes y semana a semana, para que los planes no decaigan, pero jamás vamos a bajar los brazos”, avisó el rufinense, orgulloso de que la obra vial haya comenzado en su ciudad en lugar de hacerse, como es habitual, desde las áreas de mayor tránsito, como en este caso hubiera sido Rosario. “Con este modelo, en pocos años Rufino habrá dado un gran salto cualitativo en materia de infraestructura y en su integración con el resto del sur sur santafesino”, completó el mandatario.

Características de la obra

El contrato de obra establece la duplicación de la calzada existente en amplios tramos rurales de actual ruta 33, con la transformación en autopista de los 72 kilómetros entre Rufino y el acceso a San Eduardo. Con un plazo inicial de ejecución de 24 meses (se ampliará como mínimo a 36 meses en virtud de la complejidad de la obra), la inversión prevista por el Gobierno nacional supera los 15 mil millones de pesos.

La obra se divide en tres tramos, con diferentes características que incrementan la seguridad vial con la nueva infraestructura a ejecutar. El primer trayecto, de tres kilómetros, es el enlace de la Ruta Nacional Nº 7 con el inicio de la doble vía, tramo con banquinas pavimentadas, mejoras en el acceso a Rufino y al Parque Industrial, con pavimentación de las colectoras. El segundo sector comprende unos 11 kilómetros de doble vía, con dos carriles por mano, banquinas pavimentadas y cantero central con muro divisor de hormigón, estableciendo una autopista urbana para evitar expropiaciones en dicho segmento de camino. El tercer tramo rural es la duplicación de la calzada con la nueva mano, de dos carriles de circulación, con intercambiadores y accesos a Tarragona, Amenábar/Lazzarino y Sancti Spíritu, además de variantes de paso por traza nueva en esos puntos y colectoras de suelo natural.

 

 


Compartir en:
error: Contenido protegido.