HomeVenado TuertoRECICLAR PLÁSTICO DE UN SOLO USO

Biotellas: un proyecto sustentable que no para de crecer

El grupo de voluntarios que integra el programa municipal Reciclar Venado lleva recolectado más de 20 mil kilos de ecobotellas. El objetivo es levantar un monumento y declarar a Venado Tuerto como un polo destacado en propuestas amigables con el medio ambiente.

Compartir en:

El grupo local Biotellas continúa trabajando en la recolección de plásticos de un solo uso depositados en botellas o bidones y en los últimos días enviaron un nuevo cargamento a la empresa encargada de su reciclado. En estos casi dos años de formación, ya lograron recolectar casi 20 mil kilos de plástico que se convirtieron en un mobiliario para la ciudad.

“Seguimos más que nunca con este proyecto porque hoy ya podemos ver los resultados, no sólo con la reducción de los desechos plásticos que terminan en el basural, sino también con el juego que tenemos instalado en un plaza de la ciudad que se obtuvo a partir de las ecobotellas”, comentó uno de los integrantes de la agrupación, Javier Barrios.

En este sentido informó que enviaron un nuevo camión a la planta, en Buenos Aires, donde se hace el tratamiento adecuado para su recuperación y reconversión en madera plástica. “Ahora estamos a la espera de conocer qué nos tocará como canje, ya que puede ser un juego u otro mobiliario para ser instalado en algún espacio público de Venado Tuerto”, indicó.

Cabe resaltar que con la puesta en marcha del programa municipal Reciclar Venado y la incorporación de campanas en distintos puntos de la ciudad para la recolección de plásticos, sumado a la tarea del grupo de voluntarios, se potenció la obtención de residuos que hoy tienen una disposición final más amigable con el medio ambiente.

“Estamos juntando más ecobotellas, sobre todo porque los vecinos tienen la posibilidad de depositarlas en espacios más cercanos a sus domicilios”, puntualizó.

Los orígenes

El grupo, que nació en el terciario del Instituto Dante Alighieri con el objetivo de hacer ecobotellas (aunque las denominan Biotellas para darle un nombre propio de la ciudad), hoy cuenta con más de 20 activistas. A su vez, se han convertido en un punto de acopio de la Fundación Llená una Botella de Amor Argentina.

“Veíamos que la gente en Venado empezaba a sumarse a esta importante movida nacional, pero queríamos unificar los esfuerzos, para que además de cuidar el medio ambiente podamos proponernos un objetivo en común. Además, otro de los cometidos es que esta idea se siga reproduciendo y que seamos cada vez más, por eso estamos brindando charlas en escuelas y promocionando esta práctica”, comentó Barrios.

Asimismo contó que “desde hace más de un año vengo con este hábito y ya llené muchas botellas, lo que muestra la importante cantidad de plástico que cada uno puede evitar que termine afectando al medio ambiente”.

Año complejo

Más allá de las particularidades de este año con la pandemia por Covid-19, con algunas características similares de 2020, desde el grupo Biotellas han planificado diversos proyectos que intentarán llevar adelante. “Apuntamos a seguir concientizando, a continuar con las charlas virtuales e intentar que cada vez sean más los ciudadanos que se sumen a esta iniciativa”, adelantó el activista.

“Estamos ideando también la colocación de un monumento a la ecobotella, siendo además un punto de recolección. A su vez queremos declarar a Venado Tuerto como un polo importante en la recuperación de plástico de un solo uso, porque me animaría a decir que somos una ciudad pionera en este tipo de proyectos”, enfatizó.

Crear hábitos

“Cada vez son más los vecinos que se suman, que entienden que los plásticos chicos, de un solo uso, que son difíciles de reciclar, que no tienen valor, se pueden depositar en las botellas o bidones, ayudando así al medio ambiente. En una tarea que vale la pena imitar”, exclamó Barrios.

Seguidamente precisó que se van incorporando voluntarios, incluso a través de las redes sociales, convirtiéndose en un mensaje y un hábito que se va multiplicando con el correr de los días. “La gente nos muestra que están haciendo las ecobotellas, dan consejos, brindan información, lo cual valoramos mucho porque nos permiten difundir aún más este programa”, sentenció.

Los puntos de recepción y acopio son varios: 9 de Julio 623, Chacabuco 1659 y todas las campanas de color naranja que están distribuidas en la ciudad.

NOTA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DEL LUNES 31 DE MAYO.


Compartir en:
error: Contenido protegido.