Ciancio impulsa ley para la promoción y fomento de la estimulación temprana de las infancias

Compartir en:

La diputada provincial Silvia Ciancio, presentó en la Legislatura de Santa Fe un proyecto de ley para la promoción y fomento de la actividad de estimulación temprana. El objetivo es crear un programa para garantizar a las infancias los tratamientos adecuados que potencien su desarrollo físico, mental, sensorial y social. La propuesta de atención integral de las infancias, contempla el funcionamiento bajo el ámbito del Ministerio de Salud y la coordinación con el Ministerio de Desarrollo Social.

“Los primeros años de vida son esenciales para lograr una desarrollo físico e intelectual posterior que le permita alcanzar una vida plena a cualquier niña o niño. Es cuando se les provee la alimentación básica que garantice su desarrollo futuro. Se le brindan los parámetros de conducta que formarán el carácter y cuándo se construye el ser social” contó en primer lugar Ciancio.

La legisladora, aclaró que en los primeros dieciocho meses de vida, las infancias se desarrollan y aprenden más velozmente. Y el cerebro, producto de la plasticidad neuronal, reconoce y se adapta más fácilmente a determinadas conductas ya sean normales o no.

“Se deduce que es en esta etapa donde se les debe proveer patrones normales de movimiento con el objetivo de que el cerebro, aun inmaduro, los capte con mayor facilidad. De esta forma se evitará la formación de patrones motrices anormales que en el futuro sólo entorpecen y demoran la rehabilitación”, detalló.

La presidenta de la Comisión de Salud, recordó que los grandes cambios ocurren en la etapa de maduración y crecimiento, y que el desarrollo se caracteriza por la maduración gradual del control postural, con la aparición del enderezamiento, equilibrio y otras reacciones adaptativas. “Lo que forma la base de la actividad de destreza normal. Los primeros movimientos elementales del recién nacido van cambiando y adquiriendo complejidad y variación”, aclaró.

Etapa tras etapa

Con el paso del tiempo, los logros iniciales se modifican, se perfeccionan y se adaptan para integrarse en movimientos y destrezas más finos y selectivos. A pesar de que este proceso avanza a través de muchos años, los cambios más grandes y acelerados ocurren entre los primeros 18 meses, lapso en que se cumplen las etapas más básicas e importantes.

De allí la necesidad de atender la primera etapa de vida hasta, por lo menos, los siete años de edad. En la actualidad en nuestro país existen planes de alimentación y nutrición que dependen del Ministerio de Salud pero que no cubren las necesidades del desarrollo integral de los niños, ya que no toma en cuenta la estimulación temprana y el desarrollo infantil como ejes esenciales en las etapas madurativas.

Por eso, Ciancio quiere avanzar con este proyecto, teniendo en cuenta que la formulación del programa estará a cargo de un equipo interdisciplinario, integrado por profesionales médicos pediatras, psicomotricistas, trabajadores sociales, psicopedagogos, kinesiólogos, terapistas ocupacionales, entre otros. Asimismo se procura garantizar la periodicidad de los controles de los niños al nacimiento, al 1º mes de vida, al 2º, 3º y 4º mes (coincide con controles de crecimiento e Inmunizaciones), al 6º, 9º, 12º y 15º mes (edades importantes por la aparición de eventos madurativos), a los 2, 3 , 4, 5 y 7 años.

“Para que estos derechos sean conocidos, respetados y su cumplimiento pueda ser demandado, son necesarias nuevas leyes, instituciones y personas que asuman la responsabilidad de garantizarlos. Por eso propongo que se lleve adelante esta iniciativa”, amplió Silvia Ciancio.


Compartir en:

prodriguez@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.