HomeDeportesArtesano del gol

Hugo Gottardi: un viaje de 50 años con el fútbol

Compartir en:

Casi medio siglo pasó desde que el eterno goleador, Hugo Ernesto Gottardi, corrió por última vez en el césped del Club Santa Teresita. A los 17 años, emprendió un viaje alrededor del mundo del fútbol que lo llevó de gira desde 1970 hasta hace muy poco tiempo.

Hoy a sus 67 años, está alejado de las canchas y pasa los días en Elortondo, cuidando a su mamá. “Después de 50 años volví a mis raíces. Son las vueltas de la vida. Ahora disfruto cuidando a mi madre. No me esperaba esto”, contó desde su casa a Sur 24.

Antes de ese tremendo recorrido, desplegó la magia del potrero en la Liga Venadense (donde también fue goleador) con su querido Santa Teresita. Incluso compartió el podio con 29 goles junto a otro bravo jugador elortondense, como fue Juan José “El Guacho” Baravalle.

“Tengo presente a los amigos con los que nos juntábamos en esa época para ir a jugar al Santa Teresita. Pedíamos la llave, los balones y hacíamos cortar el pasto con un tractor. Era lindo pasar el día en la cancha, con la pelota, los barriletes y las gomeras. Ahora no existe eso. Ya no juegan. Los chicos están con otros chiches como los celulares”, remarcó.

Quienes lo vieron jugar en el amateurismo, enseguida se acuerdan que sabía pegarle muy bien con las dos piernas y que tenía un cabezazo letal. Quizás algunas de esas virtudes fueron las que llamaron la atención del ex intendente, Federico Basurto. El hombre lo cargó al auto y lo llevó nada menos que a Racing Club para que lo prueben.

Hizo fútbol con la reserva convirtiendo dos goles en el primer tiempo. “En el descanso me preguntaron de quién era mi pase (pertenecía a Santa Teresita). Dijeron que los iban a llamar para arreglar porque me querían un año a préstamo”. Ese día se le abrieron las puertas hacia el profesionalismo. “Un año más que llegaba era tarde. Porque en ese momento no aceptaban pibes grandes. Yo estaba justo”, aseguró.

Ídolo, siempre

Gottardi reconoce que tomó dimensión de su carrera una vez que terminó. “Uno se da cuenta con el tiempo por cómo es la gente o cómo saludan. Por ejemplo, cuando voy a La Plata, muchos pibes no me conocen. Pero se acuerdan que los padres o abuelos le hablaron de mí. Pasa de generación en generación”, recuerda.

Fueron casi 20 años como profesional (se retiró a los 36) y 30 como director técnico, donde fue ayudante de campo por todo ese tiempo del actual director técnico de Boca, Miguel Ángel Russo. La relación, llegó a su fin en 2019. Incluso ambos estuvieron a punto de conducir a la Selección Argentina, pero a último momento fue Diego Maradona el elegido.

Con esa, son dos las veces que a Hugo se le escapó defender a la Argentina. La anterior, había sido con uno de los artífices de la segunda Copa del Mundo: “Como jugador, cuando Carlos Bilardo era entrenador de la Selección, los allegados me decían que me quería en el plantel. Jugué un domingo en Colombia y el lunes me iban a llamar. En ese partido, me quebré. Podría haber jugado, pero entiendo que si pasó eso, tiene que haber sido porque no era para mí. Por algo se dan esas cosas”.

Dice que entre la enorme cantidad de goles con los que cuenta, “ninguno me dio vergüenza”, incluso admite que convirtió hasta con la panza: “Son goles que valen igual que patear de 40 metros. Los que más recuerdo son los que dan campeonatos, como por ejemplo los que hice en Estudiantes a Independiente en la final y a Talleres de Córdoba, de visitante. Goles bonitos hice muchos. Pero esos te dan el fruto del trabajo de un año”.

Si bien actualmente no hay ofertas concretas, reconoce que instituciones de Elortondo y la región hablaron con él. Pero hasta el momento no hay ofrecimientos. “Charlamos de todo, menos de lo que teníamos que hablar. Yo estoy dispuesto, no tengo problemas. Me gustaría donde sea, pero algo serio. Ir y sentarme a comer el asado, no. Eso es para otro momento”.

Admite que extraña la vida dentro de los vestuarios, pero que de todos modos, fue feliz: “Fueron 50 años haciendo lo mismo. Eso lo voy a extrañar siempre. Pero la vida continua. No tengo tiempo para parar. La vida es una sola y cuando te querés acordar ya pasó. Yo siempre digo que nada es imposible, simplemente hay que hacer las cosas bien”.

Algunos números 

Fue delantero y uno de los máximos artilleros en la historia del fútbol argentino. Alcanzó los 186 goles (54 con Racing; 125 con Estudiantes de La Plata; y 7 con Talleres de Córdoba), ubicándose en la posición número 14, a 1 tanto por ejemplo de José Manuel “El Charro” Moreno. Además, suma 6 anotaciones en la Segunda División con Lanús y 58 con Independiente Santa Fe, en Bogotá (Colombia).

Bicampeón con Estudiantes (1982 / 1983), club donde es ídolo y cuarto mayor goleador en los años de vida del “Pincha”. “Botín de Oro” en dos oportunidades en Colombia luego de su paso por Independiente; y campeón en 2017 y 2018, con Millonarios de ese país como DT.


Compartir en:

prodriguez@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.