HomeCulturaARTES PLÁSTICAS

Inauguración muestra: Batalla de El Pari

El artista plástico rosarino Federico Cantini será el protagonista de la muestra titulada "Batalla de El Pari", que se inaugurará el próximo viernes 18 de junio, en la galería Diego Obligado (Güemes 2.255, Rosario).

Compartir en:

Álvaro Javier Marrocco

En la galería Diego Obligado ubicada en calle Güemes 2.255, de la ciudad de Rosario, el próximo viernes 18 de junio será inaugurada la muestra titulada Batalla de El Pari del polifacético artista plástico rosarino Federico Cantini (1991), quien a través de diez bajorrelieves confeccionados con barro del Paraná, expone el singular contexto pandémico que enfrenta la sociedad en tiempos de Batalla contra el COVID19. En dialogo con Mirador Provincial charlamos sobre la muestra, sus inquietudes artísticas, y sus proyectos a futuro.

En su casa-taller-galería llamada “Jamaica ATR”, sita en Rodríguez al 200, de la ciudad de Rosario, Federico Cantini produce, piensa y gestiona sus proyectos tanto en Rosario, como en Buenos Aires. Va y viene con sus ideas, aprende de lo que ve y lo que siente. Plasma sus inquietudes, principalmente a través de la escultura, que es la técnica que mas lo mueve en este momento. “La escultura tiene una tradición y algo de lo atemporal que se sostiene en el tiempo, es un registro histórico de una época y una generación”.

La muestra consiste en diez bajorrelieves (técnica escultórica para confeccionar imágenes o inscripciones en los muros que se consigue remarcando los bordes del dibujo, rebajando el muro y tallando las figuras que sobresalen ligeramente del fondo, con lo que se obtiene un efecto tridimensional de arcilla) con barro del Paraná con escenas urbanas domésticas y nocturnas, de una noche que quedó desahuciada por estos últimos tiempos de COVID19, agravadas por las situaciones de encierro, donde la salud mental de varios amigos, han quedado atrapados.

La batalla de El Pari
La batalla de El Pari sucedió el 21 de noviembre de 1816, y es considerada, en relación al número de sobrevivientes, como la batalla más sangrienta de toda la Guerra de Independencia Hispanoamericana y de América en general, ya que, de aproximadamente tres mil combatientes solo doscientos hombres sobrevivieron en el ejército realista y unos trescientos cincuenta de las fuerzas patriotas, después de siete horas de cruento combate.

Ese episodio histórico fue parte de la charla que tuvieron con Diana Henderson (quién escribió el texto de sala), y uno de los motivos que dan nombre a la muestra. Federico cuenta que “en las estatuas de los próceres como San Martín, que por lo general se lo ve subido al caballo, y abajo en los costados, hay imágenes de las batallas en las que participó, sus proezas, cruzando los andes, etc., de ahí me quedó flotando el nombre La batalla del Pari. Leyendo e investigando un poco sobre esa batalla, descubrí que hubo muchos caídos, de ambos lados, y que fue una derrota que sirvió para la victoria siguiente”. En este contexto actual de pandemia, Cantini refleja en su obra imágenes mundanas, cotidianas, talladas y esculpidas con la técnica del bajorrelieve que evocan aquello que se perdió, pero a su vez exorcizan esa pérdida para un cercano retorno.

En el texto de sala Diana Henderson escribe: “Con cierto espíritu épico La batalla de El Pari nos presenta una serie de episodios nocturnos citadinos en los cuales sujetos cargados de una expresividad corporal dramática se desprenden de un fondo de barro natural del Paraná -recogido de las costas isleñas por el propio Federico Cantini- modelado, esculpido y cocido a fuego. Situaciones tensas, turbias, confusas, trágicas, violentas, patéticas y sexuales tienen lugar en espacios públicos y privados vaciados de la legalidad y la productividad de la civilización diurna. Acorde a la baja luminosidad, que obliga a los habitantes de la noche a agudizar sentidos e instinto, los escenarios son sintéticos y sugerentes, a la vez que elementos arquitectónicos adquieren volumen y diferencia: fachadas de casas y de comercios fuera del horario mercantil, ochavas, columnas, rejas y persianas cerradas componen, con un aire de época, atmósferas fatídicas subrepresentadas en el paisaje urbano litoral”.

Obras en deconstrucción
Federico Cantini ha recorrido con versatilidad e intuición varios lenguajes a lo largo de su carrera como artista. En sus anteriores proyectos se puede destacar la instalación titulada “Yo adivino el parpadeo”, que fue presentada en Buenos Aires, y a comienzos del 2020 se instaló en los jardines del Museo Marc de nuestra ciudad. En esa instalación utilizó las columnas del alumbrado público a través de formas caprichosas.

“En esta operación trate de humanizar mecanismos de comunicación, que en principio están pensados para cumplir una única función, pensarlos como una metáfora sobre los humanos. En las luces, al acercarse una a otra pierde su función cuando gana compañía. Se humanizan”.

El difícil camino de ingresar al circuito comercial
“En Rosario es complicado”. Federico cuenta que a él le sirvió empezar a trabajar en Buenos Aires, empezó trabajando como montajista, paso por varias instancias de formación. La instancia comercial llegó de varias juntadas con amigos, en formar parte de una escena, pero llegó luego de un tiempo.

“En Rosario, el MACRO estaba parado”, dice y agrega “El único museo que está activo es el Marc, por la gestión de Pablo Montini”. El año pasado al no haber convocatoria a salones, gestionaron desde “Galería Jamaica” con ayuda de “Galería Pasto” de Buenos Aires, un salón nacional con artistas de Argentina y con un prestigioso jurado.

Búsquedas estéticas
Cantini es versátil, le gusta resolver sobre la marcha, le gusta la intención, mas allá de la destreza. Dice que “cada muestra es un aprendizaje, una marca”. Es uno de esos artistas que puede ser solo en el arte aunque sepa que su destino es lo comunitario. Constructor nato y narrador de su propia piel, sus gestos se aploman en un sopor de insoportable tensión, lleno de incertidumbre y de extraña fe. La escultura le gusta porque es algo atemporal y es lo que lo mueve a trabajar.

Arañando el IFE
“La pandemia pegó mal”, dice Cantini, luego agrega que en “pre pandemia estaba con muchos proyectos, íbamos a ir a Madrid con Galería Pasto, a Arteba, en el CEC íbamos a presentar otros proyectos, y de golpe todo a la nada”. Y finaliza: “Fue complicado porque se evidenció la precariedad laboral en la que estamos los artistas que vivimos del arte, que no tenemos un amparo en el que sostenernos”.

Contactos

Jamaica ATR Gallery (Rosario) galeriajamaica@gmail.com | 341 3048056 | Instagram: @galeriajamaica
http://www.diegoobligado.com/
Güemes 2.255. Rosario, Santa Fe.

Bio

Federico Cantini se educó en la Universidad Nacional de Rosario en la carrera de Bellas Artes y completó su formación en clínicas de arte con Rafael Cippolini, Ernesto Ballesteros, Andrés Labake y Diego Bianchi. En 2015 integró el Programa de Artistas de la Universidad Torcuato di Tella. Realizó exposiciones individuales en diversas galerías y centros culturales de Rosario y Buenos Aires, entre las que se destacan Pasto, Isla Flotante, Centro Cultural Recoleta, Centro cultural Haroldo Conti y Fundación Andreani.

En el texto de sala Diana Henderson escribe: “Con cierto espíritu épico La batalla de El Pari nos presenta una serie de episodios nocturnos citadinos en los cuales sujetos cargados de una expresividad corporal dramática se desprenden de un fondo de barro natural del Paraná modelado, esculpido y cocido a fuego.

Próximas inauguraciones en “Galería Jamaica”

En relaciones el futuro Cantini comenta: “En junio estaremos inaugurando una muestra de Manuel Brandazza, en julio estará Jimena Losada que es de Mendoza, más adelante tendremos al colectivo llamado 4n0, y luego vendrá Alejandro Rosetti, después Luciano Cerrocca, y finalmente Clara Miño.


Compartir en:

redaccion@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.