HomeProvincialesINFORME ESPECIAL

A la conquista de África

Una cabaña de nuestra provincia avanza en un plan de venta de embriones de raza Braford al país africano. Y se ilusiona con el desarrollo del potencial de un mercado de alta demanda.

Compartir en:

La Cabaña “El Retiro” está emplazada en la zona rural de Estación Clarke o Carrizales, pueblo del departamento Iriondo ubicado a 65 km al norte de Rosario y a 117 km al sur de la ciudad de Santa Fe.

Desde allí, la familia Remondino viene trabajando en un proceso de selección de la raza Braford, que los llevó a obtener importantes premios a los largo de los últimos años. Recientemente, decidieron sumarse a la convocatoria de la Cámara de Cabañas Santafesinas de Ganado, que esta semana concretó su cuarta subasta en conjunto con la Cooperativa Guillermo Lehmann y la Sociedad Rural de Santa Fe en las instalaciones de Emilia.

Una idea, un objetivo

El titular del establecimiento con una fuerte impronta familiar es el Médico Veterinario Ricardo Remondino. En diálogo con Campolitoral contó que desde hace dos años que estaban con la idea de desembarcar en África con la genética santafesina de la Cabaña El Retiro. “Entonces comenzamos con las tratativas para poder lograrlo”, destaca.

En principio apuntaron a Sudáfrica, pero necesitaban un país que tenga convenio sanitario con Argentina, como Angola o Mozambique. “En ese momento teníamos un conocido en la Embajada y así se empezó. Además, se sumó de casualidad el aporte de dos curas católicos argentinos (el padre Jorge y el padre Gabriel) que están viviendo allá y nos conectaron con gente local, que les habían trasladado su intención de mejorar la ganadería local. Y finalmente, el hecho que mi hermana está viviendo en Johannesburgo (Sudáfrica), y sería la punta de lanza para poder cerrar la operatoria”.

Con todo ese envión, Remondino fue convocado a disertar en un prestigioso evento que convoca a todos los referentes en la producción de alimentos de Mozambique, en el que explicó su mirada superadora a través de la genética. “El 16 de junio pasado brindé una charla en un evento que se llama Mozgrow, sobre cómo la genética le puede cambiar la vida al pequeño productor”, destaca.

En principio, la primera fase del proyecto implica la venta de 200 embriones Braford que serán implantados en vientres Brahman africanos. “Apuntamos a lograr buenas preñeces en la zona rural al norte de Maputo, y estamos muy contentos de poder llevar genética santafesina para poder ampliarlo -porqué no- también a otros países africanos”, sostiene con entusiasmo.

En este sentido, el Veterinario destaca que los africanos vienen haciendo un Brahman puro y con esas madres apuntan a lograr la inserción del Braford. “El Braford se desempeña muy bien, y en esa geografía no tendrá problemas de adaptación”, explica.

También adelantó que según lo planeado estará viajando en el mes de noviembre próximo para conocer la zona y preparar las vacas receptoras. El hecho que los decidió por Mozambique es que SENASA tiene convenio con sus pares africanos para poder llevar los embriones. El proyecto apunta a consolidar un Joint Venture a 5 años para desarrollar un núcleo genético de Cabaña El Retiro -en particular- y de la genética santafesina -en general- para desembarcar en el continente. “Estamos hablando de embriones Puros de Pedigrí que nacerán allá, para armar una base genética de elite y comercial con números razonables, que en principio permita estar llevando unos 100 por año”.

Si se tiene en cuenta que cada embrión promedio tiene un costo de U$S 500, se avizora una unidad de negocios muy atractiva para los cabañeros locales. “Esto puede abrir puertas para otros países y otras razas. Es un gran orgullo para nuestro establecimiento y también para la Cámara, y esperemos que las otras razas que la componen también se puedan ir sumando”, proyectó.

 

La voz de la experiencia

Su padre, también llamado Ricardo Remondino, quiso enfatizar que este proyecto es el fruto de muchos años de trabajo, siempre motivados por una gran pasión por la actividad ganadera.

“Venimos haciendo esto desde hace más de 40 años. Empezamos en 1973 en la zona de San Joaquín con la raza Hereford, pero de a poco nos llevó al Braford”, recuerda. Y detalla que a esta raza le ven una serie de ventajas por la facilidad para adaptarse a las distintas zonas y climas. “Hereda la calidad carnicera del Hereford y su mansedumbre; y la rusticidad del sebú. En distintas proporciones de sangre se van adaptando a las distintas zonas. Nosotros estamos trabajando en un 3/8 pero esta ya es una raza, la hibridación se hizo hace 40 años. Y es cada vez más uniforme. Nos ha sorprendido la aceptación en los criadores porque no para de crecer, ya estamos en el segundo lugar en cantidad de cabezas a nivel nacional”, dice con orgullo.

El motor de la pasión

Consultado sobre el secreto para mantenerse en la actividad en un país tan volátil, fue concreto: “la pasión; el amor a la ganadería, al terruño y a la vida”. Para Remondino, “uno ve nacer un ternero y se le llena el alma, lo ve crecer en esos 3 años que está detrás del animal, al que conocemos hasta por su nombre. Ahora bien, si queremos el gran negocio, dediquémonos a otra cosa, y más en un país en el que cada día cambian las reglas de juego”, aclara.

En cuanto al impacto del cierre exportador en los precios de los reproductores, manifestó que esto recién comienza. “Están empezando las ventas de reproductores, y hasta ahora los precios no se han visto muy resentidos, pero ya se está empezando a notar, sobre todo va a afectar a los productores más pequeños”. En este sentido, opinó que “la no exportación de la vaca no resiste ninguna explicación racional, ni como excusa para el alimento de los argentinos, porque acá no se come esa carne”. Y expresó que se trata de “una falta de previsión de futuro y una incoherencia para los mercados: habíamos creado con mucho esfuerzo un mercado para la vaca y ya no se la mandamos más. Es perjudicial para las arcas del Estado, los criadores, los frigoríficos y para toda la cadena”, sostuvo con amargura.

Finalmente, destacó las ventajas de asociarse con otras cabañas ganaderas de la provincia. “Las expectativas en el remate están fijadas por la calidad de la hacienda exhibida por la Cámara de Cabañas Santafesinas, para que cada uno traiga lo mejor que tiene. Es el cuarto remate que se fue superando cada año, y creemos que será el incentivo para una subasta exitosa. Venimos participando con la raza en Palermo desde 1994 con importantes premios, y en exposiciones del país y la zonza litoral. Vemos cómo el Braford se ha ido imponiendo de a poco en la consideración de los productores”, insistió.

El poder de la genética

Desde 1973 los Remondino trabajan con la idea de lograr hacienda de calidad. Lo hicieron primero con los rodeos Hereford de Saralegui y con el cruzamiento Brahman, allá por los 80, fijando color de fenotipo con sangre australiana de Marcaojo. En los 90, utilizando la última tecnología genética de avanzada, con inseminación artificial y transferencia embrionaria, y participando en exposiciones en todo el país. “Todo un esfuerzo continuo que se tradujo en resultados”, destacan. En 1994 y 1995 obtuvieron los Grandes Campeones en Palermo, y 2004/05 la reservada de Gran Campeón Hembra de la exposición. “Con los años fuimos apostando y avanzando con la trascendencia de estos logros hacia el futuro. Un escenario favorable para la ganadería nos atrapa y nos espera, y eso depende de nosotros. Siempre apostamos a las vacas porque llevamos en la sangre la vocación ganadera”, aseguran. La exportación de embriones y la creación de Fondos de Inversión son herramientas superadoras de una empresa familiar que nunca baja los brazos.

Mozambique, hambre de agronegocios

Este año, la Subsecretaría de Promoción del Comercio e Inversiones del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la Nación convocó a empresas argentinas del sector AGTECH interesadas en el mercado de Mozambique, a participar de la 3ra edición del Congreso sobre agronegocios MOZGROW; organizada por la Fundación SOICO (FUNDASO) y que tuvo lugar digitalmente entre el 16 y el 18 de junio.

Esta tercera edición se desarrolló bajo el lema “Transformar para Competir”, con el cual se pretendía promover el intercambio de conocimientos y experiencias en los caminos de transformación de la agricultura familiar, haciéndola más competitiva, rentable y resiliente al cambio climático.

Los temas de esta edición también incluyeron la producción animal y la acuicultura, la competitividad de los cultivos comerciales, algodón y el papel de las zonas económicas especiales, mercados emergentes, impuestos, finanzas y seguros agrícolas.

El interés expresado por los organizadores del evento en compañías argentinas se centró especialmente en la mejora genética de la producción de carnes rojas, pero no descartaron otras empresas que provean soluciones tecnológicas en algunas de las temáticas mencionadas. De hecho se habla de un fuerte interés del país africano en comprar embriones de vacas lecheras argentinas para mejorar su producción láctea.

Federico Aguer (Campo Litoral)


Compartir en:

redaccion@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.