HomeVenado TuertoLA ONG BUSCA RESCATAR A LAS PERSONAS DEL FLAGELO DE LAS DROGAS

Pese al “consumo instalado” en la sociedad, Podemos combate contra las adicciones

Hace cuatro años que la ONG auxilia a personas con problemas de adicciones en toda la región. Este dispositivo, que es impulsado con la gran colaboración del senador Lisandro Enrico, cuenta con acompañantes terapéuticos y grupos de ayuda que abordan al paciente para llegar a una "abstinencia lograda". Desde Podemos también saben que luchan contra este enemigo en el marco de una sociedad con "consumo instalado".

Compartir en:

La organización sin fines de lucro Podemos fue creada en 2017, con la intención de colaborar y acompañar a aquellas personas que atraviesan un proceso de adicciones. La importancia del abordaje desde la contención familiar, el tratamiento grupal, la ayuda terapéutica y el respaldo espiritual, son las claves para “poder salir adelante”.

Psicóloga Camila Canal.

Desde la ONG, la psicóloga Camila Canal, quien junto al psiquiatra Claudio Ávalos son los profesionales a cargo del tratamiento clínico que se le hace al paciente, contó que Podemos se inició “con un grupo de voluntarios que nos reunimos para empezar a ‘hacer algo’ por la problemática, pero nos faltaban muchos recursos, edilicios, humanos y económicos. Entonces el primer convenio que hicimos fue con la Liga de Madres de Familia, que nos posibilitó utilizar sus instalaciones de Moreno 1330, que es donde hoy trabajamos”.

A su vez, el grupo recibió la importante ayuda del senador Lisandro Enrico, que se involucró y colaboró para que Podemos avance. “A partir de allí empezamos a dictar cursos de acompañante terapéutico de adicciones para tener profesionales formados y contar con más recursos humanos”, detalló, para agregar que de esas capacitaciones surgieron 105 acompañantes y en 2018 comenzaron a brindar los tratamientos ambulatorios a las personas con problemas de adicción.

“Estos tratamientos se llevan a cabo en la Liga de Madres de Familia y se hace un abordaje y un seguimiento individual del paciente, más el trabajo grupal, que es con asistencia semanal. A la vez se le asigna a cada paciente un acompañante terapéutico según sus necesidades”, dijo Canal.

A la par de todo este abordaje, existe un cuarto eslabón, que es una contención espiritual, que puede o no formar parte de la terapia, pero que desde la ONG lo consideran necesario. “Estamos convencidos de que integrando la faz espiritual se logran muy buenos resultados; entonces, si alguien asistía a una iglesia y por el consumo dejó de hacerlo, nosotros tratamos de ponernos en contacto con el líder espiritual para hacer este tratamiento de forma conjunta, porque entendemos que la problemática es compleja y el abordaje no es otro que no sea integral”, describió la psicóloga.

Puerta giratoria

Respecto a la cantidad de pacientes que hoy cumplen con el tratamiento de forma ininterrumpida, Canal dijo que son unos 10, y no solo de Venado, sino de localidades de la región, donde no funcionan estos dispositivos.

“Tenemos muchos más que esos 10, pero hay que entender que trabajar con adicciones es una ‘puerta giratoria’, aunque tratamos de estar también en contacto con los que no asisten”, declaró la referente del grupo de ayuda.

La metodología de abordaje es interactuar dos veces por semana con el paciente y también sostener ese contacto a través de los guías espirituales “para que también lo vea dos o tres días más, sumado esto al trabajo del acompañante”.

Una parte fundamental es, además, el apoyo de las familias en este proceso de recuperación, donde “los convocamos a entrevistas para no solo tener el discurso del paciente, que a veces cuenta que está todo bien, cuando quizá no es así”.

Y remarcó en este punto que “es condición del inicio del tratamiento ir acompañado de un adulto responsable que hace de tutor del paciente (sea o no menor de edad), y es preferible que esa persona sea alguien con quien viva, para que si se necesita administrar medicación, lo supervise. También este tutor nos ayuda en caso de cualquier eventualidad o si el paciente no llega a horario o falta dos semanas seguidas, por ejemplo, así podemos avisarle a esta persona”.

Y subrayó que “desde el minuto inicial que el paciente está en tratamiento, toda la familia también lo está”.

Para toda la vida

Llegar a una “abstinencia lograda” no tiene un tiempo específico, según la profesional, quien rescató que lo primordial es “una consciencia de enfermedad”.

“Cada uno lo va a hacer al tiempo que pueda, pero la idea es llegar a generar una consciencia de enfermedad, es decir que ellos acepten que están enfermos, porque la adicción no se cura, no hay un alta, se es adicto toda la vida. Y si bien no se cura, sí se trata, y en ese camino intentamos que ellos puedan sostener una abstinencia prolongada”.

Y ejemplificó: “Si un paciente estuvo un año sin consumir algún tipo de sustancias, eso es una abstinencia lograda; pero si consume hoy y está dos meses sin consumir y vuelve a hacerlo, no es que hubo una recaída, sino que está en consumo activo”.

Consumo instalado

Debido a que Podemos no solo asiste a personas con problemas de adicciones de Venado, sino que está en contacto con comunas y municipios donde no hay este tipo de grupos de ayuda, llegan a los encuentros chicos de otras localidades y sus respectivas comunas o municipios les pagan el traslado.

Por esto, Canal sostuvo que tanto en Venado como en la región, “estamos con un consumo instalado que se inicia a una edad cada vez más temprana. El conflicto en general está en el grupo de pares, y si son consumidores activos, estamos en mayores problemas”.

Fuera del tratamiento propiamente dicho, desde la ONG también brindan capacitaciones y actividades de prevención, pero la psicóloga reconoció que cuando hacían charlas informativas en escuelas secundarias (antes de la pandemia) verificaban que “estábamos llegando tarde, porque el consumo, aunque no en todos los casos, a esa edad ya existe”, se sinceró.

“Hay que llevar herramientas a edades más tempranas porque el consumo está cada vez más naturalizado en Venado y en los pueblos cercanos”, agregó.

Aunque sí admitió que las tareas de prevención sirven cuando llegan también a familiares, amigos o personas cercanas, porque así “ellos cuentan con herramientas para saber cómo actuar ante una persona que es adicta”. Fue el caso de la última charla vía Zoom de Claudio “Turco” García, donde el ex futbolista contó cómo superó su problema de adicciones y “para que de esta forma la comunidad en general sepa de estos asuntos y los hable; que no sea un tema tabú”, cerró.

NOTA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE SUR24 DEL LUNES 19 DE JULIO


Compartir en:

mdiasfredes@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.