HomeProvincialesINTERNADO EN LA CIUDAD DE SANTA FE

Se agravó el estado de salud de Carlos Reutemann

El ex gobernador de 79 años, lleva algo más de un mes hospitalizado y si bien presentó algunas mejorías días atrás, su cuadro seguía siendo de cuidado.

Compartir en:

Es delicado el estado de salud de Carlos Reutemann, quien sufrió complicaciones médicas mientras permanece internado en el Sanatorio Santa Fe, de la capital provincial.

Según voceros sanitarios sufrió en las últimas horas nuevos episodios de sangrado digestivo y continuaba internado en terapia intensiva “con pronóstico reservado” y “en grave estado”, a más de dos meses de su primera internación.
El senador ingresó al sanatorio el domingo 30 de mayo con un cuadro de anemia y deshidratación después de algunos días de internación domiciliaria.
También fue derivado a una clínica en Rosario, donde permaneció unos días y le dieron el alta para volver a la capital provincial.
Desde entonces se registraron mejoras temporales y pudo recibir a algunos integrantes de su familia en esos momentos.
Voceros médicos indicaron hoy que desde el 21 de junio, cuando fue trasladado nuevamente a terapia intensiva, el senador Reutemann tuvo “pequeñas mejoras, pero en las últimas horas la reaparición de sangrado empeoró su condición”.

También personas de su entorno familiar, como su sobrino, el ex diputado provincial Federico Reutemann, deslizaron que el ex gobernador está “muy mal”.

Reutemann tuvo una primera etapa de internación que se extendió entre el 5 y el 21 de mayo, los tres primeros días en el Sanatorio Santa Fe, desde donde fue derivado a un centro asistencial de la ciudad de Rosario.

En ese momento fue tratado por un cuadro de anemia y deshidratación, pero con el paso de los días la situación se agravó por sangrados digestivos que se repitieron en varias ocasiones.

Luego, tras nueve días de convalecencia en su casa de barrio Guadalupe, el 30 de mayo debió volver al centro asistencial de la capital de la provincia debido a que su estado empeoró.

Desde el 21 de junio ha estado en forma ininterrumpida en la sala de cuidados intensivos, ya que tuvo un “empeoramiento de su función renal”, que agravó el cuadro de anemia y deshidratación, además de haber tenido fiebre alta durante ese día.

Sus dolencias están relacionadas con un cáncer de hígado por el cual fue intervenido quirúrgicamente en 2017 en la ciudad de Nueva York y que en parte explica las patologías preexistentes de las que habla el doctor Sebastián Del Pazo, coordinador del Departamento Clínico del sanatorio santafesino.

Según trascendió, los médicos que lo asisten convocaron a sus familiares para que permanezcan en el sanatorio donde es asistido, dado que sufrió un empeoramiento de su función renal, que con el correr de los minutos no fue posible superar.

Pasadas las 16, se comentó que el estado del legislador nacional es “gravísimo”. Por ello, su actual esposa, Verónica Ghío, sus hijas Cora y Mariana, y otros familiares cercanos, entre los que se cuenta su sobrino Federico, permanecen en la guardia del Sanatorio Santa Fe.


Compartir en:

redaccion@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.