HomeVenado TuertoEL BARRIO CRECE ANTE LA DISCRETA MIRADA DE TODOS

“Moisés”, entre la necesidad de romper los prejuicios y el reflejo de la sociedad

Tanto Bruno Taddia desde Ciudad Futura, como Juan Díaz, de Amanece en el Moisés, cuentan cómo trabajan en este sector donde hoy viven unas 600 personas y casi 300 son niños. El plan de urbanización presentado por ambos aún no fue tratado y luchan para que las familias que allí se asientan no sólo sean noticia cuando llueve, se inundan y deben ser evacuados.

Compartir en:

Si debiéramos hacer historia, no existe una fecha exacta para establecer la creación de este asentamiento ubicado “a tan solo 20 cuadras de la ciudad”. Para ello, desde Sur24, consultamos a dos de los sectores que se han ocupado de la vida cotidiana de estas familias: Juan Díaz, de la agrupación “Amanece en el Moisés”, y Bruno Taddia, referente y hoy candidato a concejal por Ciudad Futura. Ambos tienen una mirada idéntica del Villa Moisés, actualmente habitado por casi 600 personas: Es un barrio más de Venado y hay que hacerlo visible y no acordarse de ellos sólo cuando llueve. “Es una decisión política”, coinciden.

Juan Díaz y Bruno Taddia.

El militante social Juan Díaz cuenta que se acercó al lugar en el inicio de la pandemia con la intención de desarrollar una huerta comunitaria, “que por la inundación no se hizo”, y después eligió seguir ayudando. “Un chico del barrio nos dijo que estaban viviendo al día, por eso comenzamos con meriendas”. Este proyecto se sostuvo casi un año y una vez que las restricciones cedieron, y a pesar de que los ingresos de los habitantes del Moisés son escasos, “hoy estamos haciéndolo tres veces a la semana”, detalló Díaz, ampliando que desde su grupo proyectan construir un merendero a través de la empresa Viviendas Amanecer.

El baño y la ducha

Sin la intención de ‘romantizar’ la situación en la que viven en este sector del barrio Iturbide, Díaz explicó que más allá de que el futuro espacio a construir funcionará como merendero y sede de otras actividades, incluso cobijo en momentos de inundaciones, también contará con baños y una ducha y detalló su importancia: “En las villas no hay baños, no hay ducha; posiblemente muchos padres que han venido de otros lados sepan lo que es, pero los niños que nacieron en el Moisés no conocen lo que es tener una ducha, un inodoro o un bidé”. Y agregó: “He visto una familia entera bañándose en un fuentón y todos con la misma agua”.

“La idea es darles dignidad y que de alguna manera aspiren a salir de ese lugar. Si logramos que un par de pibes salgan, para mí es tarea cumplida”.

Casi 6 años del Moisés

Por su parte, Bruno Taddia, referente de Ciudad Futura, explicó que junto a su grupo llegó al barrio en 2018. “Hace casi tres años que vamos y ya es parte de nosotros”. Pero indicó que este asentamiento empezó a conformarse “entre 2015 y 2016”.

“Cuando llegamos -siguió Taddia- era bastante más pequeño que ahora y nuestra idea en un principio fue más de ayuda en las emergencias, después arrancamos colaborando en el merendero que estaba en la entrada del barrio, creamos un potrero popular para trabajar con la pibada del barrio y armamos un huerta comunitaria en una primavera para generar semillas y plantines, y que ellos lo replicaran en sus casas, hasta que se perdió todo con las inundaciones”.

Y destacó lo que se viene diciendo hace tiempo, que uno se acuerda del barrio cuando llueve, ya que el lote está en una zona baja y son innumerables las veces en que “las inundaciones despertaron una gran curiosidad e hizo saber que Venado tenía un barrio que casi nadie conocía, ni tampoco en qué condiciones vivían. Y porqué cada vez que llovía había que evacuar tanta gente”.

“Para los que vivimos el día a día del barrio, el gran temor es lo que pasa con ellos cada vez que caen unas gotas”, graficó Juan Díaz.

“El que crea que nosotros estamos sobreprotegiendo a esas personas, que vaya y meta ‘las patas en el barro'”, sentenció.

Por la urbanización

Con las características ya mencionadas y ante la mirada silenciosa pero latente de la sociedad en su conjunto, el ‘Moisés’ continúa creciendo, pero cómo, es la pregunta. En la actualidad, hay unas 130 edificaciones precarias, cerca de 600 personas y 300 son niños. “La gente va rotando semanalmente; no hay relevamiento que pueda hacerse y sea certero”, expresan ambos referentes sociales.

En enero de 2021, desde Ciudad Futura realizaron un censo del lugar y surgió que de 2020 a este año la población del barrio creció un 18 por ciento (446 a 527 personas) y el 85 por ciento eran venadenses, un prejuicio que existía en un inicio, porque se creía que la gente provenía de villas de otros lugares. Claramente, de enero a esta parte, esa cantidad de personas se incrementó y lo seguirá haciendo; el interrogante es bajo qué condiciones.

La Banca Ciudadana del Concejo ha sido utilizada por Taddia y Díaz para llevar la problemática del ‘Moisés’ a las instituciones del Estado, pero ambos obtuvieron la misma respuesta al momento de presentar los proyectos de urbanización.

“Nuestras ideas estaban bastante en sintonía, era pensar un plan de integración socio-urbana para el barrio y no únicamente para el ‘Moisés’, sino también crear un espacio que sirviera para planificar el resto de los barrios populares y de alguna manera anticiparnos a cómo integrar a sectores humildes de la sociedad”, detalló Bruno Taddia, que presentó este plan en abril último “y aún no se ha tratado. Nos han dicho que no hay voluntad política de discutir esto; que hay una clase que también necesita viviendas y lo piensan en términos comparativos, cuando no debería ser así. Ellos tienen un modo de trabajo neutral y eso es hacer nada”.

A lo que Díaz agregó que al día de hoy lo único que se pudo lograr es que se marquen las calles “por nuestra insistencia y creemos que algún funcionario, no ordenado por el Intendente, lo hizo, pero en el futuro debieran hacer canalizaciones más profundas y elevar los terrenos, usando las arterias como desagües”.

A su vez, la Cooperativa Eléctrica “ha hecho un tendido nuevo en esa zona, pero no hay una decisión política para bajarles la luz, a pesar de que ellos están dispuestos a pagar impuestos y servicios. Pero hoy, de modo regular y formal, en el barrio carecen de todos los servicios”, describieron.

Reflejo y estigmatización

Al pedirles una descripción de lo que significa el barrio para ellos, tanto Taddia como Díaz señalaron que hoy es una especie de “deuda pendiente” y no solo para el Estado, sino para todo Venado.

“El ‘Moisés’ es la lucha diaria por reivindicar a esas personas y tratar de insertarlas en una comunidad que no los discrimine por vivir allí. La realidad es que éste y otros barrios populares son el reflejo de la sociedad. Está en nosotros que el ‘Moisés’ siga existiendo o no”, dijo Díaz, quien también invitó al festejo del Día del Niño del próximo 21 de agosto que se hará en el barrio.

Por su parte, Bruno Taddia manifestó que hay que entender que “es un barrio más de Venado, debemos romper el prejuicio de que, por un lado está la ciudad y por fuera el ‘Moisés’. Debemos integrarlo y creo que las personas que allí viven son una muestra de esfuerzo y ganas de superación”.

“Nadie, por elección, quisiera vivir en un lugar que se inunda. Están ahí porque no tienen otra salida”, cerraron.

NOTA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE SUR24 DE ESTE LUNES 16 DE AGOSTO


Compartir en:

mdiasfredes@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.