HomeRegionalesPOR EL SUR DE SANTA FE

El tren volvió a pasar por la laguna La Picasa

Tras la rehabilitación de 13 kilómetros de vías que se encontraban anegadas desde la inundación de 2017, se realizó este lunes un viaje de prueba que permite el regreso del servicio ferroviario que cruza la laguna La Picasa después de cuatro años.

Compartir en:

Ana Inés Dobal 

El recorrido inaugural partió desde la Estación Iriarte (Buenos Aires) con destino hacia la ciudad de Rufino (Santa Fe). En la formación viajó el ministro de Transporte de la Nación, Alexis Guerrera, que fue recibido por el gobernador santafesino Omar Perotti, la ministra de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat Silvina Frana y la senadora nacional María de los Ángeles Sacnun.

Las actividades iniciaron a las 12.30, con el cruce del tren por la Laguna La Picasa. A las 13.30 se arribó a la estación Rufino, para dar comienzo al acto inaugural con las palabras oficiales.

Prueba exitosa

Después del corte del servicio en 2017 por el anegamiento que provocó la laguna La Picasa sobre las vías férreas, Rufino vivió con alegría la llegada del tren de pasajeros de prueba, que trajo a personal técnico especializado para chequear el recorrido.

El tren de prueba de pasajeros, con cuatro vagones impecables, llegó a la estación Rufino el último viernes al mediodía, en un clima de mucha ansiedad y emoción para los que esperaban en el andén, entre ellos periodistas, vecinos y personal de la estación. Este tren se adelantó a la llegada de la formación completa que reinicia desde este lunes la circulación regular, con la visita del ministro de Transporte de la Nación, Alexis Guerra.

Cabe acotar que la estatal Trenes Argentinos Cargas -ex Línea San Martín- es la operadora que vincula las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, San Luis y Mendoza, y cuya vía principal se vio interrumpida entre Aarón Castellanos y Diego de Alvear, en el departamento General López. Con las nuevas obras también se recobra la frecuencia semanal entre Retiro y Rufino.

En palabras de Oscar Araujo, uno de los operarios del ferrocarril, “el tren significa una alegría inmensa para todos nosotros. Pasaron cuatro años desde que se cortó la circulación por el anegamiento de La Picasa y perdimos este importante servicio para la comunidad. Estamos muy contentos de que venga de nuevo el tren y nos conecte a todos y sea una vía más de unión con el resto del país”.

“En poco tiempo lo tendremos como un medio de transporte más, funcionando de manera regular. El tren que arriba hoy (por el viernes 15), entre otras cosas, sirve para verificar el estado del terraplén que eleva las vías por encima de la laguna, además de controles y registros de tiempo, hora de llegada y salida de Rufino y estaciones intermedias durante su recorrido”, ilustró el operario.

La llegada

Las 12.10 era el horario prefijado para el arribo del tren de prueba y 13.30 su partida hacia la localidad de Junín. Con la bocina característica que generó en los presentes una mezcla de emociones, entre adrenalina y alegría que erizaba la piel, a horario se vislumbró el frente del primer vagón con luces encendidas acercándose a la estación Rufino, pasando la garita de calle Colón.

Cargado con personal capacitado de diferentes áreas para efectuar los controles necesarios durante todo el recorrido, permaneció en Rufino por un corto lapso. La llegada del tren de pasajeros prevista para este lunes, según versiones extraoficiales, extendería su recorrido hasta la localidad puntana de Justo Daract. La frecuencia será semanal, arribando a Rufino los viernes y partiendo de la ciudad el domingo por la noche.

El conductor de la locomotora de la formación de prueba fue el delegado de La Fraternidad de Junín, quien a su llegada manifestó: “La velocidad que tenemos permitida es de 60 km/h, pero hoy pasamos a 20 km/h en el tramo sobre la laguna. Sobre el terraplén de La Picasa pasaron primero los trenes cargueros, con cerca de 4 mil toneladas de peso, y después el de prueba de pasajeros, y todo anduvo bien, se sintió firme y está muy bien hecho el trabajo”.

Bajaron las aguas y las obras demoraron

El tren a Rufino había sido cerrado por Carlos Menem en 1993 y reactivado por Cristina Kirchner en 2014. Las formaciones de la Línea San Martín no circulan por ese trayecto hace más de cuatro años, debido a una crecida extraordinaria de la laguna La Picasa y la falta de obras en la gestión de Mauricio Macri.

La crecida del agua en 2017 movió las vías impidiendo el paso del tren. El agua bajó, pero las obras no se realizaron. Los trabajos de reparación de 13 kilómetros de vía comenzaron en diciembre de 2019. De esta manera, las obras permitirán ahorros significativos de tiempo y costos logísticos, ya que por este trayecto circula más del 20% de la carga de la Línea San Martín. El proyecto planteado para esta obra prevé un ahorro de tiempo de hasta un día y medio en el recorrido que realizan los trenes de carga.

Con una inversión de 117 millones de pesos, las tareas que se llevaron adelante contemplaron el tratamiento de la plataforma, acondicionamiento del pedraplén mediante el relleno de balasto, el desarme y armado de la vía, el reemplazo de la totalidad de fijaciones y del 10% de los durmientes y rieles, así como también el mecanizado de vía.

Además de achicar el costo y el tiempo en el traslado de materia prima, el tren dará lugar a una baja de la contaminación por parte de los camiones y a la menor circulación de vehículos por rutas internacionales, como la 7, que acompaña las vías del tren San Martín.

 


Compartir en:

redaccion@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.

error: Contenido protegido.