HomeVenado TuertoJORNADA DE CONCIENTIZACIÓN

Mala alimentación y sedentarismo, cóctel fatal que se busca combatir

Nutricionistas ocuparon este sábado una esquina céntrica venadense para sensibilizar a la población. La especialista Luciana Ferrand asegura que la pandemia agravó los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo que ya estaban instalados. "Ahora hay que recapacitar", sugirió.

Compartir en:

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación, un grupo de nutricionistas liderado por la licenciada Luciana Ferrand, promovió este sábado en la ciudad de Venado Tuerto una jornada de concientización en la esquina de Belgrano e Iturraspe, bajo el lema “Nuestras acciones son nuestro futuro”.

Además de la promoción de hábitos alimentarios saludables, a través de folletería, y atender la curiosidad de los peatones -se contabilizaron decenas de consultas-, las especialistas midieron talla y peso (en algunos casos se sumó el monitoreo de tensión arterial), tras lo cual muchos de los pacientes recibieron instrucciones para corregir hábitos de alimentación y/o de actividad física. También se obsequió a cada uno de ellos una botella de agua mineral de medio litro y frutas frescas o frutos secos.

La nutricionista Luciana Ferrand controla el peso de una “paciente” en el stand.

Sobre el mediodía, cuando la actividad ingresaba en su último tramo, Sur24 dialogó en el stand con la organizadora Luciana Ferrand, quien señaló que “el objetivo principal es concientizar a la población sobre buenos hábitos alimentarios y prevención de la enfermedad que pueda presentarse en cualquiera de sus formas, tales como obesidad, diabetes, eventos cardiovasculares y diferentes tipos de cáncer”, acotando que la sociedad de mala alimentación y sedentarismo es indiscutible inductora de diversos trastornos.

La docente de Educación Alimentaria Nutricional en la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano (UCEL) consideró que “en este año y medio de pandemia se profundizaron la mala conducta alimentaria, el sedentarismo, el menor consumo de agua y la mayor ingesta de alcohol y bebidas azucaradas”. Además, alertó que “si bien en un punto fue benéfico que la comida en pandemia fuera más casera, también es cierto que la mayoría de las familias optó por la producción de panificados en lugar de incorporar más frutas y verduras a la dieta”.

“Como sabemos, con esas conductas se logra saciar un placer inmediato, que luego desencadena en aumento de peso o en un análisis de laboratorio alterado. De todos modos, en el país y en particular en Venado y la región, ya arrastrábamos serios problemas de alimentación y sedentarismo, como lo ratificaron hace un tiempo las conclusiones del Estudio Venado Tuerto 3”, sentenció la especialista, dispuesta a no cargar todas las culpas a la pandemia.

Tiempos de cambios

“Ahora, saliendo de la segunda ola, entramos en una fase de revisión acerca de nuestra salud y nuestros comportamientos, donde empieza a reactivarse la actividad física, en forma individual y colectiva, todo lo cual es muy saludable”, rescató Ferrand, quien también es miembro adherente de la Sociedad Argentina de Nutrición.

“Desde ya que a la par de generar cambios sostenibles a nivel alimentario, el ejercicio físico regular es muy recomendable, como la caminata o la bicicleta, que son los más habituales, aunque también están los que practican actividades más intensas, como deportes grupales, o más moderadas, como pilates”, mencionó.

Luego, ante la consulta de este medio, consideró una “insensatez” la demora legislativa en aprobar la Ley de Etiquetado Frontal (sistema de ‘sellos’ que advierte a los consumidores sobre excesos en azúcares, sodio, grasas saturadas y totales, y calorías de comestibles procesados y ultraprocesados), dada “la importancia de que cada individuo sepa qué consume y sea más consciente en su elección frente a las góndolas. Ya es tiempo de terminar con los ultraprocesados y los engaños de la industria alimentaria”, enfatizó.

Otro aspecto positivo que subrayó la nutricionista en el Día Mundial de la Alimentación es la tendencia a la compra de comida de elaboración saludable, como se aprecia en el tipo de viandas más elegidas, una vez que la paulatina normalización de las actividades laborales volvió a quitar tiempo para cocinar en casa.

“Ya no se habla de dietas, como años atrás -salvo ante alguna patología específica-, sino de estilos de vida saludables, y de sugerencias alimentarias, que se adecuan a la situación del paciente. En el consultorio buscamos brindarle herramientas a cada persona para que, en función de sus recursos económicos, pueda acceder a una alimentación más saludable”, completó.

Sano y natural

En busca de promover hábitos alimentarios saludables, la nutricionista Luciana Ferrand usa con frecuencia la red social Instagram (sanoynatural.nutricion)

NOTA PUBLICADA EN EDICIÓN IMPRESA DE SUR24 DEL LUNES 18 DE OCTUBRE DE 2021

Compartir en:

jfranco@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.

error: Contenido protegido.