HomeVenado TuertoPEDIDO DE JUSTICIA

Venado Tuerto: reclamo frente a Tribunales por el femicidio de Claudia González

Los familiares consideran que los dos policías liberados que fueron “testigos pasivos” del crimen deben estar en prisión. Sostienen que son cómplices y responsables. Manifestaron el malestar con el Juez Tomás Orso que decidió otorgarles la libertad.

Compartir en:

Familiares de Claudia González, asesinada por un policía de Seguridad Vial, reclaman frente a los Tribunales de Venado Tuerto en rechazo a la decisión del Juez Tomás Orso de dejar en libertad a los dos agentes que mantuvieron una pasividad total a la hora de evitar el femicidio y posterior intento de homicidio sobre el compañero de la víctima.

La protesta dio inicio aproximadamente a las 11 hs con carteles y pancartas, expresando el malestar con el magistrado y pidiendo que de marcha atrás en la decisión tomada.

 

“Estamos enojados e indignados, porque dos de los policías que fueron cómplices le dieron la libertad bajo fianza. Esto fue dictaminado por Tomás Orso. Queremos que estén en prisión preventiva y no gocen de privilegios por ser policías. El reclamo es que estén detenidos”, manifestó Eugenia, hermana de la víctima fatal.

 

Un trágico final

El brutal femicidio se produjo el sábado 18 de septiembre sobre Ruta Provincial 90 en jurisdicción de Elortondo.

El fiscal a cargo, Julián Cochero, expuso que “los uniformados estaban cumpliendo funciones a bordo de un patrullero de la policía de Seguridad Vial”.

El funcionario del MPA relató que “González transitaba en auto junto a su actual pareja y los agentes comenzaron a perseguirlos con el móvil”.

En tal sentido, destacó que “los policías encendieron las sirenas e hicieron señas de luces para que el otro vehículo detuviera la marcha”.

Narró que “ante la intimidación, las víctimas pararon en la banquina y, por orden de los imputados, se bajaron del auto”.

Planteó que “entonces, el uniformado con el que la mujer había mantenido una relación de pareja le quitó la vida con el arma reglamentaria”, y añadió que “si bien el policía intentó dispararle al hombre que viajaba con ella, no lo logró por razones ajenas a su voluntad”.

“Luego, quien provocó la muerte de González forcejeó con la otra víctima y trató de ahorcarla”, afirmó el fiscal. “Todo el accionar delictivo fue cometido con la complicidad de los otros dos agentes investigados, quienes no hicieron nada para impedir la persecución por la ruta, el femicidio ni la tentativa de homicidio”, aseguró.

 

Delitos

El funcionario del MPA recordó que “a los policías se les endilgan el delito de homicidio doloso calificado (por haber sido perpetrado por un hombre en contra de una mujer, mediando violencia de género -femicidio-; por la relación de pareja y por abuso de la función de las fuerzas de seguridad); y una tentativa de homicidio agravado (por abuso de la función de fuerzas de seguridad)”.

“El agente que disparó el arma tiene 28 años, y está imputado como autor de los ilícitos”, detalló Cochero. “Por su parte, los otros uniformados, cuyas iniciales son MLA y JR, son investigados como partícipes secundarios de los delitos”, concluyó.

El miércoles 23 de septiembre en una audiencia cautelar, quedaron en prisión preventiva los tres policías investigados por el femicidio de Claudia González.

Sin embargo, el 18 de octubre el juez de la Cámara de Apelaciones, Tomás Orso, revocó la prisión preventiva para los dos policías de Seguridad Vial (Jonatán R. y Mario R.) que presenciaron pasivamente el femicidio de Claudia González en manos de su ex pareja.

Desde la Cámara consideran que se trata de “dos policías jóvenes subordinados a Leguizamón (el femicida).

Tomás Orso entiende que “tampoco se puede descartar que los dos policías, por inexperiencia o escases de formación hayan quedo shokeados por lo sucedido, por lo vertiginoso y extremo. Y por el beneficio de la duda, la prisión puede ser suplida con una serie de reglas”.

 

 


Compartir en:

mdalmazzo@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.

error: Contenido protegido.