HomeProvincialesViolencia sin fin

Rosario vivió un fin de semana sangriento con 6 crímenes en 48 horas

Con claro tinte mafioso, varias de las víctimas fueron acribilladas a tiros por sicarios, a plena luz del día. Diciembre de 2021 ya es el más violento en los últimos 8 años.

Compartir en:

Carlos Retamal (El Litoral)

La Cuna de la Bandera y la violencia sigue sumando víctimas fatales a una interminable lista de hechos violentos. Entre las 17:30 del viernes 3 y las 15 del domingo, fueron asesinadas a tiros 6 personas en la ciudad de Rosario, lo que equivale a un homicidio cada 19 horas. La cifra ya es la más alta desde diciembre de 2014.

Sicarios en moto o auto, atacando a tiros a sus víctimas sin importar la hora, el lugar y si hay alguien alrededor. Esa parece ser la última postal de una ciudad marcada por la violencia y la muerte.

El último mes del año 2021 comenzó con algunas balaceras y heridos de distinta consideración, hasta que llegó el fin de semana. En la tarde del viernes, con el sol iluminando toda la ciudad, hubo dos crímenes con inusitada violencia, uno en el sur y otro en el oeste de la ciudad.

El primero se registró alrededor de las 17:30 en la zona de Salvá y calle 529, del barrio Molino Blanco, un sector de calles asfaltadas, con algunas casas de dos plantas, ubicado detrás del parque huerta Molino Blanco, a pocos metros del arroyo Saladillo.

A esa hora, varios llamados al 911 alertaron sobre una balacera ocurrida en esa cuadra. Fuentes policiales y judiciales señalaron que a los pocos minutos llegaron hasta la zona policías en varios patrulleros, que comprobaron la veracidad de los llamados y acordonaron la zona.

Según voceros del caso, la víctima –identificada como Abel Oscar Casafu, de 59 años– fue hallada en el asiento de conductor de un automóvil Chevrolet Meriva, sin vida.

En base a las primeras pericias realizadas en el lugar, el hombre recibió varios disparos de arma de fuego (al menos uno en la espalda y otro en la zona de la nuca) y los autores serían dos personas, por ahora no identificadas, que estaban en el interior del auto junto a la víctima.

El fiscal en turno de la Unidad de Homicidios Dolosos, Gastón Ávila, señaló que en base a las marcas que quedaron en el interior del rodado, los disparos partieron desde el asiento de atrás, y perforaron el asiento delantero. En el interior del auto, personal del gabinete criminalístico de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) incautó 3 vainas servidas, que fueron enviadas a peritar, junto con una cuarta que estaba en la calle, a pocos centímetros del auto.

El fiscal descartó que el hecho haya sido en el marco de un intento de robo, ya que la víctima tenía en su poder una billetera con alrededor de 10 mil pesos en efectivo y un teléfono celular, que quedó en el auto. El rodado lo había comprado hacía pocas semanas atrás, y lo utilizaba para hacer viajes como remís, aunque no contaba con habilitación, indicaron fuentes del caso.

El cuerpo de Casafu, que residía a muy pocas cuadras de donde falleció, fue remitido al Instituto Médico Legal (IML) para ser sometido a autopsia.

La muerte de Carolina

El otro crimen ocurrió poco después de las 18, pero en el extremo oeste de la ciudad. Como en otras oportunidades, se recibieron varios llamados al 911 denunciando una balacera, esta vez en la zona de Provincia de Misiones al 2200, calle que une y divide los barrios Santa Lucía y La Palmera. Cuando llegaron varios móviles policiales, solo hallaron manchas de sangre, por lo que dialogaron con varios vecinos, quienes dieron algunos pocos datos sobre lo ocurrido, ya que la mayoría se mostraba reticente a dar información.

Fuentes de la investigación indicaron que una mujer, identificada como Carolina Mariana Godoy, de 42 años, estaba realizando junto a su hija tareas de limpieza en una vivienda de esa cuadra, ubicada a pocos metros de avenida de Circunvalación y del rulo intercambiador que conecta con avenida Pellegrini hacia el centro de la ciudad y con la autopista a Córdoba, hacia el oeste, a la cual iba a mudarse en los próximos días.

En un momento, y por causas que se investigan, aparecieron dos personas que preguntaron por la víctima (mencionaron uno de sus nombres) y tras esto, uno de ellos le efectuó un disparo en la cabeza desde muy corta distancia. Luego, ambos se dieron a la fuga, al parecer en una moto.

La mujer cayó al piso, gravemente herida, y fue llevada por su hija en un auto particular hasta el policlínico San Martín, donde ingresó sin signos vitales y pese a las tareas de resucitación cardiopulmonar, falleció a los pocos minutos.

Sábado macabro

Como si se tratara de una seguidilla de capítulos de una serie sangrienta, alrededor de las 13:30 del sábado 4, un hombre y una mujer fueron hallados asesinados de múltiples disparos de arma de fuego, en un descampado ubicado en la calle colectora a avenida de Circunvalación, en la zona norte de Rosario, muy cerca del inicio del Bosque de los Constituyentes.

Los cuerpos estaban sobre un sendero de tierra que se ubica en proximidades del centro de adopción del Instituto Municipal de Salud Animal (IMuSA), sobre la margen este de la colectora de Circunvalación.

Fuentes policiales y judiciales indicaron que estaban semiocultos al costado del sendero, tapados con una bolsa y una frazada. En una primera inspección, personal médico constató al menos 30 orificios en el cuerpo de la mujer y 4 en el del hombre. Ambos presentaban al menos un impacto en el cráneo, que podría ser como consecuencia de una ejecución.

Fuentes judiciales identificaron a las víctimas como Nerina Yanet Guzmán, de 24 años, y Luis Ricardo Sequeira, de 36.

Si bien en un principio se indicó que los cuerpos estaban en un descampado ubicado en inmediaciones de Joaquín Suárez y colectora de Circunvalación, en proximidades de barrio Nuevo Alberdi, luego se determinó que en realidad estaban del otro lado de la avenida, en una zona de poco tránsito, en la cual hay varios galpones, cerrados a la hora del hallazgo.

Los dos cuerpos no tenían documentación entre sus ropas y los pesquisas del gabinete criminalístico no encontraron vainas servidas ni restos de sangre, por lo que se especula que fueron asesinados en otro sitio y llevados hasta ese lugar.

El fiscal en turno de la Unidad de Homicidios Dolosos, Gastón Ávila, ordenó que ambos cuerpos sean remitidos al Instituto Médico Legal (IML) de Rosario, para ser sometidos a autopsia y de esa forma determinar cómo fue la secuencia del doble crimen, la cantidad de disparos que recibió cada una de las víctimas y la hora probable de muerte, entre otras cosas.

Domingo sangriento

Finalmente, el domingo se conocieron otros dos crímenes. El primero de ellos fue el de un hombre que estuvo varias horas como NN, y fue hallado alrededor de las 7 al costado de las vías férreas, a la altura de Cerrito y colectora de Circunvalación, en el extremo oeste de la ciudad.

Al rato llegó personal policial, que se encontró con agentes de Gendarmería, quienes habían acordonado la zona. Personal médico constató que la víctima –que estaba tirada entre una locomotora y un vagón– tenía al menos seis impactos de bala, algunos de ellos en el pecho y al menos uno en la cabeza.

El hombre fallecido fue identificado como Emiliano Martín Gómez, de 28 años. Personal del gabinete criminalístico secuestró en el lugar 6 vainas servidas calibre 9 milímetros, que fueron enviadas a peritar.

Muerte en Las Flores

Finalmente, minutos antes de las 15, se conoció que hubo una balacera en una vivienda de barrio Las Flores, en el extremo sudoeste de Rosario, que terminó con un joven asesinado y una mujer herida en una pierna.

El sexto homicidio del fin de semana se registró en una vivienda de pasillo, ubicada sobre calle Lirio al 1900, casi esquina Guaria Morada. En ese lugar ingresaron varias personas que, luego de un breve intercambio de palabras, atacaron a tiros a un joven, identificado como Brian David Vallejos, de 25 años y a su madre, de 52.

El joven recibió al menos una docena de impactos de arma de fuego, algunos desde muy corta distancia, y falleció prácticamente en el acto, mientras que la mujer fue trasladada en un auto particular hasta el hospital Roque Sáenz Peña, donde quedó internada en estado reservado.

En el lugar estuvo presente el fiscal en turno de la Unidad de Homicidios Dolosos, Gastón Ávila, quien ordenó a personal de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) que realice diversas pericias. A pocos centímetros de donde quedó tendido el cuerpo del joven, los investigadores secuestraron 14 vainas calibre 9 milímetros, que fueron enviadas a peritar.

Cifras que dan miedo

En poco menos de 48 horas, se cometieron 6 crímenes en Rosario, convirtiendo a este diciembre en el más violento en los últimos 8 años, superando a los años 2015 y 2020, cuando se registraron cinco, pero en 31 días. De acuerdo al informe de la Dirección de Política Criminal de la Secretaría de Política Criminal y Derechos Humanos – Fiscalía General, la Subsecretaría del Observatorio de Seguridad Pública y la Subsecretaría de Prevención y Control Urbano del Ministerio de Seguridad, que registra los últimos 8 años, el total de homicidios registrados en los 340 días que van del año es de 229 (se sumaron dos víctimas fatales del mes de octubre) lo que equivale a un crimen cada 35 horas.


Compartir en:

redaccion@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.

error: Contenido protegido.