HomeVenado TuertoDel archivo del diario El Informe

A 20 años del histórico “cacerolazo” en las calles de Venado Tuerto

La noche del viernes 25 de enero de 2002, los venadenses salieron de su habitual modorra, y al igual que en muchas otras ciudades argentinas, ganaron las calles céntricas para protestar contra el desastre político, económico y social de la época. Toda la clase dirigente estaba en la mira, desde la nacional hasta la local. Y se vivieron momentos de enorme tensión en esas jornadas. La crónica, publicada el 28 de enero en El Informe -hace hoy exactamente 20 años- refleja esas emociones.

Compartir en:

Bajo el título: Conmovedor “cacerolazo” sacudió la calma venadense, en las páginas del diario El Informe, quien suscribe elaboró una crónica sobre la espontánea salida a las calles de unas 700 personas (algunos estimaron un millar) que quebró la abulia tan criticada de los venadenses. La movilización, el viernes 25 de enero de 2002, incluyó una marcha por las arterias céntricas al ritmo del tintineo de las cacerolas. Los reclamos fueron coincidentes con los expresados en todo el país. También el intendente Scott fue blanco de la ira de los manifestantes. Anunciaron un próximo “cacerolazo”. No se produjeron disturbios.

A continuación, algunos de los principales párrafos de la cobertura que se publicó en la edición del lunes 28 de enero, hace hoy exactamente 20 años:

“Uno de cada 100 venadenses salió a la calle alrededor de las diez de la noche del último viernes. Tan lejos de una multitud como de la apatía que merecía la crítica del resto de las más comprometidas poblaciones del sur santafesino. Unas 700 personas en el área céntrica de la ciudad constituyeron la manifestación de protesta más trascendente de las últimas décadas. Tal vez haya sido la más numerosa de la historia de esta ciudad centenaria desde 1984.”

“Pequeñas delegaciones barriales se acercaron entre sí, poco a poco, según el ritmo de las ya míticas cacerolas y confluyeron más tarde en la esquina de la Catedral, en Belgrano y 25 de Mayo. También las estrofas del Himno nacional, el estruendo de algunas bombas y un coro de bocinazos, adhirieron entusiastas al histórico despliegue local, donde no faltaron banderas argentinas flameando y unos pocos improvisados carteles que denunciaban la espontaneidad de la movilización.”

“El televisado salto a las calles de los porteños en los distintos barrios de la ciudad de Buenos Aires contribuyó a envalentonar a los venadenses para expresarse en contra de la crisis, así, caóticamente, sin demasiada organización, sin previos acuerdos metodológicos ni tampoco coincidencias ideológicas de fondo.”

“A su paso, los venadenses recriminaron a la clase política en general y a los bancos por la confiscación de los ahorros; pidieron la renuncia de los ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación -en sintonía con el resto de las movilizaciones desarrolladas en todo el país-, y también pusieron la mira en el intendente Scott y los concejales, como ‘representantes’ locales del cuestionado poder político nacional.”

Los que lo miran por TV

“Los partidos políticos tradicionales y los más poderosos sindicatos, otrora conductores indiscutibles de los movimientos de masas, tuvieron que limitarse a mirar por TV las imágenes de una movilización nacida de la impronta de las mismas bases que aquellos siempre tenían a flor de labios para decorar sus discursos. En cambio, el pueblo venadense, antes más predispuesto a transcurrir la vida a través de los episodios que emiten (y en algunos casos manipulan) los canales de Buenos Aires, optaron esta vez por adquirir un protagonismo que colocará al 25 de enero entre las fechas clave de la historia de la ciudad. Así fue como los “habitantes”, al menos durante una noche, se elevaron por fin a la categoría de “ciudadanos”. La marcha por las tradicionales calles Belgrano y San Martín fue absolutamente pacífica, apenas matizada por cánticos amenazantes y dedos acusadores contra los bancos, emblemáticos operadores del perverso poder financiero que en alianza con el poder político saqueó a la mayoría de los argentinos durante el último cuarto de siglo.”

El tradicional estribillo: “Si éste no es el pueblo, el pueblo dónde está”, símbolo de mil y una batallas populares, era entonado fervorosamente por los caminantes, en gran parte miembros de las filas de los alicaídos sectores medios de la ciudad, que este viernes salieron a la calle, aunque días atrás ya se habían manifestado mayoritariamente por distintos medios en respaldo a los trabajadores municipales en conflicto con la Intendencia. Como decía uno de los manifestantes, ‘los venadenses peatonalizamos la Belgrano por decisión propia, sin esperar la resolución de los políticos’. Se pronunciaron muchas frases inteligentes y contundentes este último viernes, pero pocas tan gráfica como la citada.”

Visitas para el intendente Scott

Roberto Scott, intendente de Venado Tuerto entre 1995 y 2007.

“Antes de la desconcentración, un nutrido grupo de manifestantes escogió como punto final de la marcha el domicilio del intendente Roberto Scott, en Maipú al 600. El jefe del gobierno venadense, fiel al estilo frontal que luce ante los micrófonos, no vaciló en salir a la vereda a recibir los airados reproches de los vecinos. Acompañado de su esposa Amanda, Scott soportó a pie firme -y con fuerte custodia policial- las demandas por falta de trabajo y de comida, como así también algunos insultos y hasta enérgicas exigencias de renuncia por parte de varios de los presentes, que no dejaban de atronar con sus ollas al filo de la medianoche.”

“Con el intendente respondiendo a los reclamos culminó pasada la una del sábado, una noche inolvidable para los venadenses. Una noche cuya significación no debiera confundirse, pues no se trató de una maniobra orquestada contra Scott ni contra los políticos locales. Se trató de la adhesión local a un clamor nacional por la abolición de la inhumanidad contaminada de corrupción con que se gobernó al país en los últimos años. Sin embargo, como no podía ser de otra manera, los políticos locales fueron repudiados en su conjunto, sin distinciones, como “exponentes” de una clase que la ciudadanía no tolera más, en tanto no modifique drásticamente el carácter de la representatividad asumida. En tal sentido, el intendente Scott y su grupo de colaboradores -también los legisladores- debieran interpretar cuidadosamente la nueva situación política y comprender, por fin, que no podrán gobernar los casi dos años que les restan de mandato si no ensanchan las espaldas de la administración. El viernes a la noche, el intendente con su presencia y los concejales con su ausencia, recibieron una categórica advertencia popular.”

“Mientras tanto, son numerosas las entidades intermedias que continúan reclamando por sus derechos mancillados -anuncian un nuevo cacerolazo- y, al mismo tiempo, intentan vertebrar alianzas con agrupaciones afines. ¿El presunto objetivo? Que, alguna vez, el salto popular a las calles, sin perder la frescura de la espontaneidad, persiga la puesta en marcha de un programa específico, un proyecto concreto, un núcleo conciliado de prioridades que, con independencia de los circunstanciales dirigentes, definan el camino a recorrer colectivamente por una población que, hasta ahora, sólo coincide en los sujetos del repudio”.

 

 


Compartir en:

jfranco@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.

error: Contenido protegido.