HomeRegionalesReclamo ante el brutal crimen de Marina

Femicidio en Murphy: tensión entre manifestantes y autoridades por el asesinato de Marina

El femicidio de Marina del Carmen Espíndola despertó la bronca de gran parte de la sociedad de Murphy, que se reunió para pedir explicaciones a las autoridades. Hubo momentos de tensión.

Compartir en:

La marcha en pedido de justicia y explicaciones por el femicidio de Marina del Carmen Espíndola ocurrido en la madrugada de este martes en Murphy, donde la mujer de 49 años fue asesinada a tiros por su ex pareja, un policía que cumplía funciones en Melincué, quien utilizó el arma reglamentaria para matarla y luego suicidarse, comenzó estar tarde con una concentración en la plaza central de la localidad y de allí marcharon a la Subcomisaría 10º con parcartas y carteles.

En el lugar estaba presente el subjefe de URVIII, Oscar Romero y el delegado regional del Ministerio de Seguridad, Sergio Maidana, que debieron enfrentar a unas 400 personas, en un 95 por ciento mujeres, que pedían explicaciones de porqué el femicida tenía el arma reglamentaria si había denuncias de violencia de género en su contra, hechas por la propia Epíndola.

Nuestros periodistas en el lugar, Mauro Dalmazzo y Jorge Pavia relataron que después de las manifestaciones, que también pedía la presencia del comisario y agentes policiales locales, que no estaban en el lugar, el escenario se tornó más dramático y empezaron a tirar piedras y huevos contra la sede policial y desde las fuerzas de seguridad repelieron el avance con el disparos de bala de goma.

La fachada de la Subcomisaría quedó vandalizada con pintada en repudio a la falta de respuestas del violento asesinato que conmociona a la región.

Los hechos

En las primeras horas de este martes, un policía de 49 años, oriundo de la localidad de Murphy y que prestaba servicio en Melincué, mató de un disparo a una mujer que habría sido su pareja. Luego de asesinarla, intentó suicidarse con su arma reglamentaria, por lo que fue trasladado al Hospital Alejandro Gutiérrez de Venado Tuerto, donde falleció horas más tarde.
La víctima es Marina del Carmen Espíndola, una mujer de 42 años, madre de tres hijos. Mientras que el femicida es Gabriel Olegario Robles, de 49 años, agente del orden público de la Policía provincial.
El hecho se registró minutos después de la 1.30 de hoy martes. Y fue el hijo de la víctima, un nene de 11 años, quien dio aviso a los vecinos sobre lo sucedido, tras salir corriendo de la casa en el marco de un escenario macabro.
Fuentes oficiales consultadas por Sur24 informaron que un policía de la Comisaría de Murphy llegó al lugar del hecho, tras el llamado telefónico a la dependencia.
La vivienda de la víctima está ubicada en calle Ricordi al 200. El uniformado golpeó la puerta y nadie respondió. Posteriormente observó por la ventana y verificó la magnitud de lo que estaba ocurriendo. La víctima se encontraba en una silla. Mientras que el cuerpo del hombre estaba en el piso.
En ese momento, el agente se comunicó con Fiscalía, solicitando autorización para ingresar al inmueble. Luego de que le dieran el visto bueno, rompió la puerta y entró. Entonces pudo comprobar que la mujer se encontraba sin signos vitales, en tanto el hombre estaba con vida y fue trasladado en una ambulancia al Hospital Gutiérrez de Venado Tuerto, donde a las 4.30 falleció.
Desde el Ministerio Público de la Acusación confirmaron a Sur24 que el femicidio se produjo con el arma reglamentaria, y que se trató de un solo disparo. En tanto, el agente se quitó la vida con un tiro en la boca.
En el lugar, desde temprano, trabajó personal de la Policía Científica recolectando distintas pruebas.

Cobertura y fotos: Mauro Dalmazzo y Jorge Pavia


Compartir en:

redaccion@sur24.com.ar

Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.

error: Contenido protegido.