HomeProvincialesGeneral López sigue "seco"

Buenas lluvias sólo en un sector del centro santafesino

Una panorámica muestra registros insuficientes en casi todo el territorio, excepto en las zonas de Gálvez y El Trébol. El trigo por sembrar es una constante. Lo mismo que el freno en las pasturas y verdeos de campos ganaderos.

Compartir en:

(Por Juan Manuel Fernández) – Las ansiadas lluvias sólo cubrieron las expectativas en una franja del centro santafesino, al sur de la ruta 19, mientras en el resto de la provincia apenas sumaron unos pocos milímetros.

En el norte hubo una concentración de 24 milímetros en Romang, mientras en los alrededores los registros fueron menores: 12 en Reconquista, 10 en Calchaquí. En Tacuarendí apenas una llovizna, aunque allí la semana pasada habían caído 38.

Un productor reportó en localidades de General Obligado como Arroyo Ceibal y Lanteri que el trigo se pudo sembrar, pero “los algodones están muy complicado por el clima; muchos días nublados y los pocos capullos que hay no se abren”. La ganadería, tiene algunas zonas mejores que otras. Sí va a faltar humedad, si no vuelve a llover, para sembrar girasol a principios de agosto, aunque “no se consigue semilla”.

En la línea de San Javier, San Justo, San Cristóbal los registros reportados son menores. “En Videla llevamos 5 mm”, relató el ingeniero José Alonso. “Es como oro líquido, la última lluvia fue el 21 de abril (28 mm) una bendición”, celebró.

Hacia la costa, fueron un poco mayores, con 10/12mm, muy útiles para retomar la siembra de trigo que se había frenado en el albardón. Los campo ganaderos de la región, en cambio, aún conservan la humedad de las últimas lluvias en la zona, que fueron “bastante grandes y las cañadas quedaron con agua; así que todavía pasándola bien”, indicó un productor.

 

Claroscuros en el centro

En Las Colonias y Castellanos, en cambio, las lluvias volvieron a esquivarlos. En Esperanza cayeron sólo 5 milímetros, menos de lo necesario para terminar de sembrar los trigos (esperaban unos 15 por lo menos). “Hacía mucho que no pasaba algo así, de no poder sembrar trigo por falta de humedad”, dijo el ingeniero de AFA Humbold, Guillermo Gianinnetto. “Ya van dos o tres frentes de tormenta que pasan de largo”, lamentó. Y estimó que queda un 50% de trigo por sembrar y “muchos productores empezaron a preguntar por girasol”, porque “si no vas a trigo es una opción para fines de agosto o principios de septiembre”. Pero tampoco hay semillas. “No se consigue nada; podría aparecer algo si no llueve en Chaco, donde se siembra en julio y no les está lloviendo”, comentó.

En Santa María Norte, el productor lechero y contratista Sergio Claussen, informó apenas 2 milímetros y un “estado crítico” en algunos campos. “Con las últimas heladas el pasto se frenó, no viene más; las alfalfas, que más o menos tiraban algo, también se frenaron”, indicó. En la zona, en muchos campos que estaban esperando para sembrar trigo no se pudo. “Algunos productores están medio asustados; el invierno arrancó temprano y parece que va a ser largo”, advirtió. Pero por ahora “la llevamos bien”, dijo, aunque aclaró: “vamos a ver si la reserva alcanza para terminar bien el invierno, que es el temor que tienen todos”.

Donde tuvieron mayor fortuna fue un poco más al sur. En Gálvez, tras 60 días sin precipitaciones, cayeron entre 15 y 20mm, muy útiles para “sembrar lo que falta de trigo”. En la zona, lo normal es que en mayo precipiten unos 50/60mm y en junio otros 30. “Igual no es tarde, estamos en fecha óptima para sembrar ciclos cortos de trigo; que si bien rinden un poco menos se pueden compensar con los buenos precios”, dijo el ingeniero Claudio Bosco.

Desde Gessler, el productor e ingeniero Julián Imhoff informó entre 10 y 12 milímetros. Útiles para sobrellevar una “situación muy complicada para pasturas y tambos; también por el frío, que se sumó a la sequía”. Los tambos, dijo, casi sin producción de alfalfa y con los verdeos muy frenados. “Muchos encerrando animales o suplementando más de la cuenta”. En lotes agrícolas, confirmó que no se pudo sembrar todo el trigo proyectado. “Los nacimientos han sido buenos y se esperaba una lluvia, por lo que vino bien para apuntalar los cultivos, aunque no es promesa de una buena campaña todavía, faltarían algunas lluvias más”.

Hacia el Oeste, en El Trébol, el ingeniero Pablo Ponzio celebró: “por suerte llovió, vino muy bien para terminar de sembrar algunos lotes en los que teníamos dudas”. Indicó que se sembró menos de lo normal, entre 20 y 30% respecto del año pasado, por la escasa humedad y los altos costos de fertilizante. También la cebada “se va a sembrar un poco menos”, añadió. Los cultivos de cobertura, ya implantados, “necesitaban agua también” al igual que las alfalfas y las avenas donde se está pastoreando. “Necesitaban si o sí esta lluvia, que es una bendición”.

 

Sequía constante en el sur

Hacia el sur, en Chabás y alrededores, el ingeniero Silvio Montenegro dijo que las lluvias no llegaron a 1 mm. En Cañada Rica 2 mm. En Totoras “un contratista dice que sembró solo el 30% de trigo comparándolo con el año pasado”. Hoy, la siembra “está parada”. Por otra parte, “los campos ganaderos están totalmente secos, verdeos mal nacidos y sin desarrollo y las pasturas hace 30 días que no tiran nada”. Y evaluó: “parece que va a ser un año para los cultivos de invierno muy parecido al de hace 2 años”.

En Uranga, la veterinaria Ivana Diruscio comentó que, en materia ganadera, “las pasturas están bastante heladas pero hay pasto”. Los productores también aprovechan el rastrojo de sorgo, que tuvo una buena campaña. “Quedó un montón de rastrojo para los animales y ahora lo estamos aprovechando, tenemos como para 90 días”, estimó. Otros hicieron avenas pero vienen lentas y algunos tienen rollos confeccionados en el verano, pero también están los que empezaron a comprar.

Más al sur, los registros fueron mínimos o nulos. En Rufino, el ingeniero Mario Monti lamentó: “por aquí sigue sin llover, muchas heladas y venimos con las reservas del otoño… va a ser un invierno duro y como siempre las expectativas estarán con las lluvias de agosto o principio de septiembre, que son escasas y escurridizas”.

También desde el departamento General López, desde la zona María Teresa, la productora Laura Llopi dijo que no llovió, situación que ocurre desde marzo. La situación es variable, según los lotes: “ahora se complica para sembrar el trigo, sólo se puede en los que tienen buena cobertura”, indicó.


Compartir en:
Comentarios

Comentarios cerrados por el momento.

error: Contenido protegido.