HomeVenado TuertoTrabajo conjunto

Acuerdan protocolos para lograr más controles en geriátricos venadenses 

Luego de una reunión entre el municipio, la Región de Salud, Fiscalía y Defensoría General, las autoridades se comprometieron a afianzar la interrelación para garantizar un correcto y eficaz control de los abuelos y las residencias. 

Compartir en:

Hace poco menos de un mes sucedió el lamentable fallecimiento de una abuela alojada en un geriátrico ubicado en avenida Santa Fe al 500, cuya propietaria está detenida tras dictársele el pasado 25 de julio la prisión preventiva por 30 días acusada de abandono de persona seguido de muerte. 

La situación, además de otros casos de abandono de persona en ese espacio y en otra institución ubicada en calle Dean Funes, propiedad de la misma titular y donde fueron a parar varios de los abuelos que se encontraban en el local de Santa Fe al 500, sacudió a la comunidad venadense y a las autoridades que, a raíz de eso, comenzaron a evaluar mecanismos para trabajar articuladamente y constatar que los geriátricos estén habilitados y cuenten con las medidas necesarias a fin de garantizar el cuidado que las personas de la tercera edad necesitan. 

En ese sentido, se empezó a generar una mesa de trabajo con el fin de aceitar la relación entre los distintos actores y poder unificar criterios para un correcto control de los lugares, ya que desde provincia hay un solo local habilitado que recibe controles, pero hay muchos más funcionando.  

Dictaron prisión preventiva para dueña de geriátricos por abandono de persona seguido de muerte

Mayor interrelación  

“En primer lugar charlamos sobre este caso terrible que sucedió para analizar esta situación y ver cómo evoluciona”, explicó Pedro Bustos, al referirse al encuentro mantenido con los distintos estamentos que deberán coordinar acciones de control y habilitación de los hogares para ancianos. Sobre este caso en particular, informó que “se trata de dos geriátricos donde, en el de calle Santa Fe ya no hay nada y muchos de los que estaban allí se fueron a otros lugares, pero algunos han ido a la casa de calle Dean Funes”, asegurando que “va a haber un seguimiento un poco más estricto en esa locación y articulado, porque cada uno tienen que cumplir una función”.  

Bustos explicó que “el municipio regula fundamentalmente la parte edilicia y nosotros la parte interna, en cuanto a recursos humanos”, y en cuanto a requisitos, sostuvo que “pedimos conocer quién es el médico encargado y quienes son las enfermeras, con número de matrículas, además de una serie de requisitos. En la teoría, el abuelo debe tener su médico de cabecera por PAMI, el médico de la institución junto a la enfermera, y un servicio de emergencias en caso de cualquier situación que lo requiera. En ese marco teórico, sucedió lo que sucedió, por lo que hay algo que no está funcionando”. 

En otro tramo, el venadense a cargo de la Región de Salud provincial enfatizó que aparte de lo que se venía haciendo, ahora se va a tener el “control con Fiscalía para que, cuando no se cumpla con estas funciones, ellos tomen parte inmediatamente”. También hizo hincapié en que habrá “un protocolo para una interrelación mucho más dinámica que hasta ahora; posiblemente nosotros tengamos que empezar a auditar las historias clínicas y hablar con los médicos de cabecera, porque uno descansaba en un posible y correcto control, pero si esto no es así, hay que empezar a ver otras formas de que los abuelos estén bien”. 

 

Denunciar 

Finalizando la alocución, el profesional de la Salud instó a “todas aquellas personas que ven alguna irregularidad pueden usar los Buzones de la Vida para manifestar esta situación o dirigirse a Fiscalía”. 

“Uno ve un descuido total de la tercera edad de parte de las familias. Nadie pude prohibir ver a los abuelos, aunque sea por videollamada”, concluyó. 

 

 


Compartir en:
error: Contenido protegido.