HomeProvincialesTras una serie de pintadas

Perotti aceptó la renuncia de Jorge Lagna y ya tendría sucesor

El titular de la Casa Gris citó al responsable del área de Seguridad en la Sede Rosario de Gobierno. Algunas versiones señalan que será desplazado del cargo. Del encuentro participa el ministro de Gestión Pública, Marcos Corach.

Compartir en:

El hasta hoy ministro de Seguridad de la provincia sería reemplazado por el comisario general Rubén Rimoldi; además anticipan que este miércoles el mandatario provincial le tomaría juramento al nuevo titular de una cartera que tiene responsabilidades actuales muy caldeantes.

También sería reemplazada la jefa de Policía de Santa Fe, Emilce Chimenti, por Miguel Ángel Oliva.

La sorpresiva salida del venadense Jorge Lagna, quien tiene en su equipo gran parte de funcionarios de la región, sucedió luego de que se registraran pintadas entre la noche del lunes y la madrugada de este martes en varios puntos de Rosario, entre ellos la propia fachada de la sede local de gobierno, la Municipalidad, la Catedral y algunos sitios emblemáticos, como el corpóreo con la palabra Rosario, ubicado en el parque de las colectividades o la explanada del Mercado del Patio.
En todos los casos, los mensajes repetían las palabras “plomo” y “humo” (en referencia a la ola interminable de seguridad y a la quema en la zona de islas).

La comunicación oficial por parte del Gobierno de la provincia no profundizó en las causas de los alejamientos pero fuentes cercanas a la Casa Gris vincularon la decisión con el disgusto que provocó el hecho de que aparecieron la pintadas en los frente de diferentes edificios institucionales de Rosario y que no se hubiese producido ninguna detención.

Llamado urgente

El hasta este martes ministro de Seguridad Jorge Lagna se encontraba trabajando en horas de la tarde para la interpelación prevista en la Legislatura. Tanto es así que se había hecho trascender a la prensa en qué momento el funcionario iba a realizar declaraciones y quién lo secundaría luego de terminada la sesión.

Sin embargo, los preparativos fueron dejados de lado cuando Lagna fue citado de urgencia a la sede de Gobierno en la ciudad de Rosario donde lo aguardaba el gobernador Omar Perotti. Las fuentes consultadas por El Litoral sostienen que el mandatario provincial decidió solicitarle la renuncia al cargo a partir de la ola de violencia que castiga al departamento Rosario como, también, por las pintadas reclamando mayor seguridad y respuestas para las quemas en la zona de islas.

En efecto, uno de los funcionarios de la provincia se quejó ante El Litoral sobre la impunidad de los que pintaron en la noche del lunes -madrugada del martes, edificios históricos y emblemáticos del centro de Rosario con total impunidad. “Están filmados, son ocho, y no detuvieron a ninguno” señalaba con un dejo de impotencia.

El día anterior, otro funcionario muy cercano al gobernador Omar Perotti, se quejaba de la escasa ejecución presupuestaria en lo que va del año del Ministerio de Seguridad en medio del peor momento para la seguridad pública en la ciudad de Rosario. En los hechos, el funcionario no hacía más que corroborar los fuertes reproches que la oposición y especialmente las diputadas socialistas Clara García y Lionella Cattalini vienen haciendo en el propio recinto legislativo.

La trayectoria

Jorge Lagna asumió el 19 de marzo de 2021 en la cartera que dejó Marcelo Sain, gestión de la cual formó parte. Demoró varias semanas en completar su equipo y dejar de lado el elenco que acompañó al verborrágico ex ministro. Este martes se encontraba preparando el informe a presentar este miércoles ante la Cámara de Diputados que lo había citado mediante una resolución votada sin expresiones en contra. La resolución incluso estableció la fecha del 3 de agosto y fue el propio ministro quien pidió una postergación de una semana por tener agenda de trabajo en la semana anterior en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Comisarías desbordadas de detenidos -especialmente en La Capital- con fugas casi semanales; jefes policiales distantes entre ellos y sin diálogo; compromisos de mejoras salariales a personal policial de calle no pagadas; reclamos de movilidad del MPA para facilitar investigaciones y móviles que no llegan; récord de asesinatos y balaceras en Rosario; unos 50 oficiales y agentes de la Agencia Provincial de Seguridad Vial implicados en ilícitos y varios de ellos ya imputados. Este es el cuadro de situación que deja la cartera a cargo de Lagna, político de raza, dialoguista, pero sepultado por una estructura que ha perdido el sentido de verticalidad y de obediencia. Esta es la tarea que enfrenta el designado ministro Rubén Rimoldi.


Compartir en:
error: Contenido protegido.