HomeCulturaFin de semana cultural

Feria del libro en Rufino, con amplia variedad de nuevas producciones

Entre presentaciones de obras literarias, juegos y espacio de expositores se desarrolló el tradicional evento en el predio ruralista. Gran cantidad de público disfrutó de las distintas propuestas.

Compartir en:

Ana Inés Dobal

Con una excelente convocatoria, comenzó en la tarde del sábado la esperada segunda jornada de la Feria del Libro, en la Rural de Rufino.

Desde las 11 de la mañana, el movimiento en la Sociedad Rural local era evidente. Libros, autos y caras nuevas, circulaban asentándose y encontrando su sitio en el amplio salón que albergó un evento sin precedentes para Rufino.

Editores de Buenos Aires; escritores de todo el país; producciones locales para grandes y chicos y hasta un espacio de producción literaria para los escritores con alma de niño, tomaban forma.

El día primaveral invitaba a caminar y llegar al predio a cielo abierto, con un food track saludable en el exterior, para beber y picar al paso, y adentrarse en la literatura y la cultura que se hizo fiesta en Rufino.

El encuentro de historiadores integrado por miembros locales se hizo eco en la sala B del predio, pasadas las 3 de la tarde, visibilizando la calidad y cantidad de cultura que convidaba.

Uno de los momentos más multitudinarios y vivenciados por el público, la familia y las almas niñas, se produjo durante la presentación del libro infantil “Dos cucharaditas de amor”, la última publicación de la Editora local Verde Llanura que, con un testimonio cariñoso y vívido, de su autora Andrea Herrera, enseñó a corazón abierto el potencial creador que la inspiró a contar esta historia, nacida del convite niño en el aula.

Entre letras y creatividad

La lectura de poesías, a cargo de escritores venidos de diversas partes del país, además de locales, floreció con fuerza entre versos y viajes con diferentes acentos y condimentos. La narración infantil y sus múltiples formatos, de la mano de editoriales La Ola, Listocalisto Área de Picnic y como suena? se dio cita cerca de las 16.30 en la sala A del predio, inspirando a los visitantes a entrar y salir de cada propuesta, como en una danza guiada por la inspiración que producían las palabras y las letras compartidas.

El espacio de creación literaria que invitaba de manera lúdica, a través de ejercicios de lectura y escritura a crear historias y aventurarse al infinito universo de la creatividad, fue de las propuestas más habitadas y participativas.

Adolescentes y niños de todas las edades descubrieron rimas y desplegaron imágenes en sus mentes para plasmarlas en cuentos, poesías y pinturas que fueron dibujando un mapa de literatura y arte en una de las paredes de la Rural, coloreando y demostrando la esencia creadora que podemos ser, habitando espacios que lo motiven, liberen e inspiren.

Expositores

Gervasio Monchetti sumó creatividad en su stand combinando técnicas de costura japonesa, Hayku e impresión tipográfica, a la que los visitantes se sumaron con curiosidad y participación activa.

Uno de los platos fuertes llegó cerca del cierre de la tarde del sábado, con el encuentro cercano con Agustina Caride quien presentó sus libros y destacó entre sus dichos: “Para enseñar a escribir hay que enseñar a leer. En ‘En donde retumba el silencio’ -uno de sus libros- cada capítulo tiene un epígrafe, y yo le había puesto al libro un epígrafe. Y después otro y otro. Y ahí le puse a cada capítulo uno, porque me resonaban. Quiero que las frases, si se leen de corrido, digan también algo, y ahí redoblé la apuesta. Si el lector se dio cuenta o no, no importa”, compartió la galardonada escritora, y sumó: “La lectura de ensayos es lo que estoy haciendo para nutrirme antes de plasmar mi nuevo trabajo. Escribir bien, escriben muchos, pero hacer literatura no. Por eso, cuando quienes me leen encuentran literatura ahí, me siento bien”, destacó sobre su experiencia, en una de las charlas más ocurridas y esperadas.

El domingo prometía, al cierre de esta edición, más sorpresas y recorridos por creaciones, experiencias y magias entre palabras, historias y rimas.

La feria del libro o festival de lectura en Rufino, viene siendo una fiesta para todos los sentidos. Autoridades, concejales, personas destacadas de la cultura, escuelas, creativos y curiosos, todos protagonizaron y vivieron este evento de lujo para la ciudad y la zona.

NOTA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE SUR24 DE ESTE LUNES 15 DE AGOSTO 


Compartir en:
error: Contenido protegido.