HomeInternacionalesTensión en Asia 

Nancy Pelosi dijo que Estados Unidos no abandonará a Taiwán a pesar de la molestia de China por su visita 

Este martes se paralizó gran parte del mundo ante la llegada de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense a Taipei, la cual provocó movimientos cruzados de tropas y amenazas de bomba en el aeropuerto. 

Compartir en:

La presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, reafirmó este miércoles el compromiso de su país con la autonomía de gobierno de Taiwán, en una visita a la isla que desató la furia de China, que la considera como territorio propio. 

“Nuestra delegación legó a Taiwán para dejar claro, de forma inequívoca, que no abandonaremos nuestro compromiso con Taiwán y que estamos orgullosos de nuestra amistad duradera”, declaró Pelosi en un acto con la presidenta de la isla, Tsai Ing-wen. 

“El mundo enfrenta hoy una elección entre la democracia y la autocracia. La determinación de Estados Unidos de preservar la democracia, aquí en Taiwán y alrededor del mundo, se mantiene incontrovertible”, agregó. 

Nancy Pelosi junto a Tsai Ing-wen en la oficina presidencial de Taipéi. Crédito: Oficina Presidencial de Taiwán / vía Reuters

La reacción de China no se hizo esperar, y la Cancillería afirmó este martes que Estados Unidos estaba desplegando acciones “extremadamente peligrosas” y anunció ejercicios militares cerca de Taiwán. 

Asimismo, la Administración de Aduanas de China anunció restricciones a la importación de frutas y pescado desde Taiwán, al alegar la detección excesiva de residuos de pesticidas. 

A su vez, el Ministerio de Comercio chino anunció que suspendía la exportación de arena natural a Taiwán, sin dar más detalles. 

China también convocó al embajador estadounidense Nicholas Burns a quien el viceministro de Asuntos Exteriores, Xie Feng, dijo que “Taiwán es el Taiwán de China”, informó la agencia de noticias estatal Xinhua. 

La presidenta taiwanesa Tsai aseguró que “frente a las crecientes y deliberadas amenazas militares, Taiwán no retrocederá y mantendremos la línea de defensa de la democracia”. 

Horas antes, el gabinete de Pelosi explicó que la visita muestra el “apoyo incondicional” de Estados Unidos a la isla, aunque “no contradice” la política de Washington de reconocer oficialmente solo a China. Aun así, Beijing respondió con una movilización militar que inquietó a los países vecinos. 

“El Ejército Popular de Liberación (EPL) de China está en alerta máxima y lanzará una serie de acciones militares selectivas para defender la soberanía nacional y la integridad territorial y frustrar la interferencia externa y los intentos separatistas de ‘independencia de Taiwán'”, afirmó el vocero del Ministerio de Defensa en un comunicado. 

China acusó a Estados Unidos de “traición” y se cancelaron vuelos en la región frente a Taiwán 

Desde Tokio, el Gobierno de Japón manifestó a China su preocupación por las maniobras, que a su juicio se sobreponen a su zona de exclusión económica. “Dados los entrenamientos con fuego vivo en esta actividad militar, Japón expresó su preocupación a la parte China”, expresó el jefe del gabinete japonés, Hirokazu Matsuno. 

  

Origen de la tensión 

China y Taiwán están separadas de hecho desde 1949, cuando las tropas comunistas de Mao Zedong derrotaron a los nacionalistas, que se refugiaron en la isla. 

Estados Unidos reconoció en 1979 al gobierno de Beijing como el de toda China, incluyendo a Taiwán, aunque siguió dando respaldo militar a la isla. 

Pelosi, que realiza una gira asiática, es la más alta funcionaria estadounidense en visitar Taiwán desde su predecesor Newt Gingrich en 1997. El anuncio de esa escala puso al rojo vivo las tensiones entre las dos superpotencias. 

“Estados Unidos cargará con la responsabilidad y pagará el precio por socavar la soberanía y la seguridad de China”, indicó unas horas antes una vocera de la diplomacia china. 

China anunció que “se realizarán ejercicios navales y aéreos conjuntos en los espacios marítimos y aéreos del norte, suroeste y sureste” de la isla. 

En algunos puntos, la zona de operaciones chinas se acercará a menos de 20 kilómetros de la costa de Taiwán, según las coordenadas compartidas por el Ejército Popular de Liberación. 

 “Algunas áreas de los ejercicios chinos violan (…) las aguas territoriales” taiwanesas, indicó el vocero del Ministerio de Defensa, Sun Li-Fang en conferencia de prensa. “Esta es una acción irracional que desafía el orden internacional”, destacó el Ministerio de Defensa de Taiwán. 

La “reunificación” de China es un objetivo prioritario para el presidente chino, Xi Jinping, quien la semana pasada le dijo formalmente al presidente estadounidense, Joe Biden por teléfono que evitara “jugar con fuego”. 

Para respaldar su mensaje, el ejército chino difundió el lunes en internet un video de tono marcial que muestra a soldados gritando listos para la lucha, combatientes despegando, paracaidistas saltando de un avión o una lluvia de misiles que aniquilan varios objetivos. 

 

 


Compartir en:
error: Contenido protegido.