Rufino: Equinoterapia, una disciplina para todos

Con 13 años en la ciudad, “A Todo Galope” coordinado por Luciano Moreno demuestra que la Equinoterapia toma fuerza y se vive como una disciplina ya no experimental, sino benficiosa.

Compartir en:

Ana Inés Dobal

En el marco del Día mundial de la Equinoterapia, que se celebró el pasado 9 de agosto, compartimos el panorama que se vive en Rufino y la importancia de la actividad para tantos jinetes en la ciudad y la zona.

Sur24 conversó con Lucho Moreno de “A Todo Galope” para que comparta cómo se trabaja desde lo terapéutico con los caballos, qué espacio se genera hoy en la ciudad y cuáles son los beneficios de esta disciplina, que vincula a los animales con los seres humanos.

Luciano Moreno, es acompañante terapéutico, casi maestro de primaria y técnico en Equinoterapia en neurociencias con certificación internacional, y trabaja desde su espacio “A todo galope” con personas en contacto con estos animales tan nobles, con pasión y dedicación.

Sobre la disciplina que vincula al hombre con “el mejor amigo del hombre” según su perspectiva, el profesional comparte: “La equinoterapia surge en 2009 en Rufino, donde impactó de forma positiva en la ciudad y localidades vecinas. En menos de un mes de comenzar, habíamos triplicado la lista pacientes, alumnos o jinetes”.

Con respecto a las experiencias, Moreno subraya que han sido muchas y muy variadas entre las que se destacan viajes por todo el país: San Rafael, Junín, Lincoln, Venado Tuerto, San Luis, Potrero, Paraná, San Juan, Rosario, Maria Teresa, Juana Koslay, entre otros.

“La importancia de la equinoterapia radica en su abordaje interdisciplinario e interinstitucional que opera de manera transversal”, destaca el profesional y suma: “La equinoterapia es una terapia, que abarca lo terapéutico, recreativo, deportivo y es para todas las personas que deseen tener una experiencia totalmente diferente”.

Equinos

“El caballo es un animal noble, que se ha utilizado para diversas actividades del hombre (guerra, trabajo, deporte, recreación, medio de transporte), y es el mejor amigo del ser humano”, describe.

Según el terapeuta, el interés por esta disciplina crece permanentemente y en plena pandemia, incluso, fue una de las primeras actividades en habilitarse no solo a nivel local, sino mundial. “El caballo se utilizó muchísimo como personal de salud. ¿Será noble el caballo? totalmente”, enfatiza convencido.

Con respecto a las conexiones de jinetes con caballos en este marco, Moreno destacó sobre Rufino: “Muchos vienen derivados por los profesionales de la salud, otros por curiosidad y otros por ser apasionados por los caballos y la naturaleza. Podemos afirmar que en estos 13 años pasaron más de 200 personas por la institución (bebés, niños, jóvenes, adolescentes, adultos y adultos mayores), estos últimos, siempre se van emocionados por revivir la experiencia que vivenciaron de jóvenes”.

“A todo Galope -el espacio que Luciano coordina en la ciudad- enarbola una frase que es fundamental: ‘No hablamos de inclusión, la vivimos’. Hoy es el único lugar en donde se realizan estas actividades ecuestres y los beneficios que ofrece son incontables”.

Beneficios

Entre las mejoras a todo nivel que la actividad brinda a sus usuarios, se destacan: El desarrollo del tono muscular, el incremento de la fuerza, el equilibrio, la coordinación motora, aumenta la motivación, corrige los problemas de conductas, estimula la afectividad, la sensibilidad táctil, visual, olfativa y auditiva, se logra un diálogo no verbal con el caballo, entre otras.

“Es importante hablar de esta disciplina ya que atiende muchísimos aspectos y los logros se observan a corto o largo plazo. Además trabajar en un ‘consultorio’ donde el techo es el cielo, las paredes, los árboles, el piso el pasto y la música los pájaros, los perros y el viento; es realmente fascinante”, señala Moreno, con una analogía que no deja otra opción que querer ser parte.

Trabajo zonal y en equipo

El sur de Santa Fe, cuenta con dos instituciones muy importantes. Una es “A todo Galope” de Rufino y la otra es “Caballos del viento” de María Teresa, “con ellos tenemos una excelente relación y trabajamos de forma conjunta”.

“El abordaje suele ser personal y grupal, siempre dependiendo de las características y necesidades de cada persona. Tenemos un hermoso equipo de profesionales de la salud, educación y jóvenes voluntarios, y se viene luchando y trabajando por una Ley nacional de Equinoterapia, para la que participamos de forma activa”, subraya el rufinense apasionado por el acompañamiento y la naturaleza.

Sin lugar a dudas en un área llana y campera como la nuestra, contar con disciplinas como éstas, desarrolladas desde el compromiso y el buen vivir, cuando las tecnologías han ganado tanto espacio en las vidas de los seres humanos, es esperanzador y de por sí positivo. El contacto natural y la sanación o recuperación a través del contacto con los animales, gana fuerza y galopa cada vez más fuerte en Rufino y la zona.

Lucho evidente apasionado de su tarea, que subraya para cerrar: “Un mensaje que quiero dejar, es que se acerquen con el mate y que disfruten del espacio que hoy cuenta nuestra ciudad, que es para todos”

El muro de Facebook acompañado de una foto verso hace pocos días: “Este 9 de agosto se celebra el día mundial de la equinoterapia, profesión donde el amor, la pasión, la solidaridad, la entrega, la voluntad y la nobleza del trabajo en equipo, ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas. Saludos y relinchos. A Todo Galope (13 años de historia)”

Por más info: Facebook Escuela Equinoterapia Rufino, tel: 3382458399


Compartir en:
error: Contenido protegido.